AHORA - Gobierno modificará horario de restricciones durante Navidad y Año Nuevo LO ÚLTIMO - Gobierno no abrirá fronteras ante presencia de variante ómicron en el mundo

Conmoción en Italia: familia paquistaní asesinó a hija que rechazó un matrimonio concertado

Los familiares obligaban a la víctima a casarse con su primo radicado en Pakistán, de acuerdo al juez del caso. Los agresores están prófugos.

La Republica
Los casos de mujeres asesinadas por “deshonrar” a su familia son comunes en Pakistán, recoge la BBC. Foto: AFP
Mundo LR

El parricidio de una menor de origen pakistaní radicada en Italia ha causado repudio y dolor en este país luego de que un magistrado indicara que el móvil del asesinato se arraiga en la religión. De acuerdo al juez Danish Hasnain, quien está a cargo de la investigación, la víctima era obligada por su familia a casarse con su primo, radicado en Pakistán, a pesar de que ella se había negado.

Saman Abbas tenía 18 años y desapareció de su casa en el municipio italiano de Novellara la noche del 30 de abril. La Policía local inició su búsqueda y, aunque no logró ubicarla, obtuvo las grabaciones de unas cámaras de seguridad, que mostraban a tres personas saliendo de su vivienda con armas punzocortantes.

Se trata de sus padres, un tío y dos de sus primos. Las fuerzas de seguridad lograron detener en Francia a uno de los primos, Ikram Ijaz, quien tras ser extraditado a Italia, confesó haber participado en la fase preparatoria del crimen.

De acuerdo a la Justicia, Saman rechazó el plan de sus parientes de casarla con un primo en su país de origen. Aún siendo menor de edad, en aquel entonces, ella recurrió a Servicios Sociales, y en noviembre del 2020 la trasladaron a una casa de acogida.

La víctima informó que su padre le estaba reteniendo sus documentos y también denunció las amenazas de su familia al prometido, a través de familiares en Pakistán. Según ABC, la joven mantenía un relación sentimental en Italia.

“Hay una relación terrible entre los preceptos religiosos y los dictados de la tradición local, que obligan a los miembros del clan a una observancia brutal, ciega y absolutamente acrítica sobre el feminicidio”, escribió el juez, según el medio español.

En la investigación se hace referencia a un informe de la ONU sobre los asesinatos “por honor” en Punjab, el estado compartido por India y Pakistán del que proviene la familia de la víctima. Según el texto, las mujeres que rechazan matrimonios pactados son “arrojadas a los ríos o enterradas en cementerios especiales ocultos”.

El hermano menor de Saman Abbas insistió en que su tío, Danish Hasnain, fue el autor del parricidio con ayuda de dos de los primos de la víctima. En el pueblo, Hasnain, de 33 años, era conocido como un islamista fundamentalista y violento. De acuerdo a ABC, el menor se encuentra en un centro protegido, luego de que sus padres huyeran a Pakistán.

El tío y el otro primo están prófugos, mientras que la investigación para encontrar el cuerpo de la joven prosigue. Los Carabinieri rastrearon palmo a palmo durante meses la finca donde trabajaban los hombres empleando perros, drones y geoescáners, aunque tras conocerse que se trata de un crimen “de honor”, no descartan que sus restos fueran arrojados al cercano río Po.

Tras la desaparición, cientos de personas participaron en una manifestación solidaria por la joven, organizada por el Ayuntamiento de Novellara, que tuvo lugar el 28 de mayo.

“Saman, esta noche no estás sola y nunca más estarás”, señaló en aquel entonces la alcaldesa Elena Carletti. Esta semana, tras conocerse la noticia y los detalles del caso, la sociedad italiana quedó impactada.

Los casos de mujeres asesinadas por “deshonrar” a su familia son comunes en Pakistán, recoge la BBC. En este país, las mujeres, especialmente pobres, todavía carecen de derechos básicos. “La violencia contra ellas es moneda corriente”, reseña la cadena británica.

“Realmente creo que ninguna mujer está a salvo en este país, hasta que empecemos a sentar el ejemplo para la gente. Hasta que empecemos a enviar a los hombres que matan a las mujeres a la cárcel, hasta que digamos que no habrá más asesinatos y aquellos que se atrevan pasarán sus vidas tras las rejas”, dijo a la AFP la directora de cine paquistaní Sharmeen Obaid-Chinoy, cuyo documental Una joven en el río: el precio del perdón ganó el premio Oscar en 2015.