Jeanine Áñez, expresidenta o golpista, la doble narrativa que agita una Bolivia convulsa

Dos expertas vertieron opiniones diversas en entrevista con La República sobre Jeanine Áñez, “una figura super controversial en general para toda la región”. Entretanto, piden que sea internada en un centro de atención psiquiátrica.

Jeanine Áñez lleva varios meses detenida y ahora es el tema de discusión en Bolivia, bajo la atenta mirada de la ONU, la OEA y demás organismos internacionales. Foto: AFP
Jeanine Áñez lleva varios meses detenida y ahora es el tema de discusión en Bolivia, bajo la atenta mirada de la ONU, la OEA y demás organismos internacionales. Foto: AFP
Adolfo Cuicas

Jeanine Áñez era segunda vicepresidenta del Senado de Bolivia cuando se proclamó el 12 de noviembre de 2019 como presidenta interina tras la renuncia de Evo Morales, quien estuvo casi 14 años en el poder. A poco de cumplirse el segundo aniversario de este hecho, su situación es diametralmente opuesta.

El sábado 21 de agosto intentó “quitarse la vida” en la cárcel, afligida por su situación judicial, según su abogado Jorge Valda. Desde el Gobierno informaron que “habría pretendido generarse una autolesión”, empero “su salud es estable y tiene unos pequeños rasguños en unos de sus brazos”.

Ahora tanto la oposición como parte de la comunidad internacional se han cohesionado en su llamado por preservar sus derechos, mientras el Ejecutivo negó que haya habido vulneración alguna.

“Nuestro presidente Luis Arce ha manifestado que el Gobierno es muy respetuoso de los derechos humanos, no de una manera teórica sino práctica y una vez más lo estamos demostrando”, respondió el director del Régimen Penitenciario de Bolivia, Juan Carlos Limpias.

Lo que se vive en Bolivia

María Teresa Zegada, doctora en Procesos Sociales y Políticos en América Latina, contó a este diario que actualmente “hay mucha tensión agravada por los sucesos acontecidos en las últimas semanas”.

Lazy loaded component

“Se suponía que con las elecciones de 2020 —en las cuales ganó Arce— iba a haber pacificación, pero no ha cesado la tensión, Bolivia sigue crispada entre oficialismo y oposición”, subrayó desde el país vecino.

Una veintena de exgobernantes de Hispanoamérica exhortaron este lunes 23 de agosto a la Organización de las Naciones Unidas (ONU) y a la de los Estados Americanos (OEA) a intervenir para proteger la vida e integridad de Áñez.

En su pronunciamiento, suscrito por José María Aznar, Óscar Arias y Mauricio Macri, entre otros, mostraron “grave preocupación” por su estado y sostuvieron que el Ejecutivo boliviano es “responsable internacionalmente por la vida y la integridad personal” de Áñez.

Durante un acto en el Gran Cuartel General de las Fuerzas Armadas, Arce contestó que “el pueblo boliviano ya no está más para soportar ninguna impunidad ni pactos de silencio”. Igualmente, recordó que tienen “una deuda con 38 familias en el país”.

“No va a ser fácil un escenario de concertación en el corto plazo, están presionando para lograr más una victoria en estos temas políticos”, señaló Zegada. “Es un escenario muy confrontado con dos relatos y la figura de Áñez está en el medio”.

¿Qué pasó en Bolivia?

La semana pasada la Unión Europea (UE) acogió el informe del Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI) sobre las protestas en Senkata y Sacaba en noviembre de 2019, que califica de “masacres” las operaciones policiales y militares ordenadas por la presidencia transitoria.

Elementos biográficos de la expresidenta interina de Bolivia, Jeanine Áñez. Infografía: AFP

El GIEI, organismo erigido tras un acuerdo de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) y la Administración boliviana, aseguró en un informe publicado que “las fuerzas de seguridad reaccionaron con uso desproporcionado de violencia”.

Un texto que fue saludado por varios integrantes del oficialista Movimiento al Socialismo (MAS), incluido Evo Morales (2006-2019), quien se manifestó a través de su cuenta verificada de Twitter.

“Con informe de GIEI se demuestra, nuevamente, que hubo golpe; que no hubo ‘quorum’ en Senado ni en Asamblea Legislativa Plurinacional para que asuma Áñez”, escribió Morales. “Corresponde, en defensa de la democracia y el respeto a las víctimas, avanzar en un juicio contra responsables del quiebre institucional, masacres, ejecuciones y violaciones de DD. HH. para que nunca más se repita un golpe de Estado”, escribió.

¿Jeanine Áñez como chivo expiatorio?

El presidente del opositor Comité Cívico pro Santa Cruz, Rómulo Calvo, llamó a acoger “las acciones sugeridas por los organismos internacionales” dado que supuestamente “a la expresidenta se le están vulnerando sus derechos, al igual que a otros presos políticos”.

Evo Morales sobre el informe del GIEI. Foto: @evoespueblo/Twitter

“La justicia debe evolucionar y dar cabida a la libertad de expresión y respeto a los derechos constitucionales de cada ciudadano, y evitar el revanchismo político, el atentado y la vulneración de las leyes”, resaltó Calvo citado por el diario local El Deber.

No obstante, hay múltiples voces que rechazan esta afirmación. Una de esas es la de la profesora adjunta de la Universidad Católica de Chile, Javiera Arce-Riffo, quien no observa venganza desde las más altas esferas del poder.

“No me parece que sea una revancha del MAS, sino más bien que son acciones judiciales que se deben hacer con Gobiernos de facto, que llegan al poder con una vía muy violenta”, puntualizó.

Arce-Riffo, licenciada en Ciencias Políticas y Gubernamentales por la Universidad de Chile, reconoció que “Áñez es una figura super controversial en general para toda la región”, pero enfatizó que “para nosotros es una golpista que generó un ambiente de neocolonialismo en Bolivia”.

La historia que divide Bolivia

Consultada por este diario, Zegada admitió que no hay consenso total sobre la imagen de Jeanine Áñez, pero sí se aprecia una mayoría que la ve como principal autora de un golpe de Estado.

“El relato que se está imponiendo es el del poder, no solo por discursos políticos, sino por la judicialización, por la falta de división de poderes”, destacó la especialista, quien mencionó que el MAS tiene “control sobre el órgano judicial, tiene todas las armas en su poder para imponer un relato”.

Jeanine Áñez (c) asistida la semana pasada por una policía y por su hijo José Armando Ribera (d) para bajar de una ambulancia que la llevó de vuelta a la prisión. Foto: EFE

Zegada, socióloga con maestría en Ciencia Política, explicó que esto “es un problema estructural del Estado boliviano” de larga data. De hecho, “una de las recomendaciones del informe es la transparencia del órgano judicial, por esta parcialización que se ha constatado”, aseveró.

En efecto, el texto del Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes habla de “serias deficiencias” del Estado boliviano para garantizar la independencia del Poder Judicial y el Ministerio Público.

En ese sentido, el principal partido de oposición en el Parlamento, Comunidad Ciudadana (CC), del expresidente Carlos Mesa, propuso este lunes 23 de agosto al Ejecutivo un “acuerdo” político para reformar el sistema judicial, que consideran “ha perdido legitimidad”.

“El Gobierno recibe a conveniencia la sugerencia de los organismos internacionales”, criticó Zegada. “Tienen en sus manos la posibilidad de pacificar el país, con una actitud más concertadora (...). Es una arbitrariedad cómo está actuando la justicia con ella”, valoró.

El jefe de Estado, en cambio, ratificó su accionar y el de sus subordinados. “Los últimos acontecimientos están dando luces acerca de lo que se tiene que hacer: la forma de pacificar, correcta, real y concreta que tenemos es la aplicación de justicia a la brevedad posible, como piden las familias de las personas que han perdido vidas”.

El legado de Áñez

Añez, quien fue detenida el último 13 de marzo por supuesta sedición y terrorismo, actualmente presenta un cuadro de depresión mayor. Su médico pidió que sea internada de inmediato en un centro de atención psiquiátrica.

La semana pasada hubo una movilización en Bolivia en favor de la liberación de Jeanine Áñez. "No fue golpe, sí fue fraude" era una de las consignas. Foto: AFP

Entrevistado por el local Correo del Sur, el galeno Fernando Pavel Angles aseguró que “corresponde en primera instancia la hospitalización en un centro de atención psiquiátrica para iniciar tratamiento”, con base en “criterios médicos que se realizan desde el punto de vista psiquiátrico a nivel mundial”.

El ministro de Gobierno de Bolivia, Eduardo del Castillo, defendió este lunes 23 de agosto ante la prensa la gestión gubernamental e indicó que es el ente judicial el que debe determinar si la reclusa sigue en la cárcel femenina de La Paz donde lleva varios meses.

“Hemos realizado los estudios correspondientes y la señora Jeanine Áñez goza de un completo estado de salud de bienestar, y esto lo dijo uno de sus hijos, que pasó la noche con ella”, aclaró.

Sobre su salud, así como sobre su figura, se ciernen opiniones diversas, como lo confirmó la doctora María Teresa Zegada a La República desde Bolivia.

“Hay quienes defienden su imagen de mujer, la persona clave que ha logrado dentro de una vía legal pacificar el país en su momento y entregar el poder a otro gobierno; pero por otro lado hay una fuerte tendencia a culpabilizar a Áñez de lo ocurrido”, precisó.

Arce-Riffo es mucho más escueta y tajante: “Será recordada como una golpista, neocolonialista”. La doble narrativa que agita a una Bolivia convulsa.

LR PODCAST: escucha el episodio más reciente de Vuelta al Mundo:

Lazy loaded component