Cardenal antivacunas hospitalizado y grave por coronavirus en EE. UU.

El estadounidense Raymond Burke, uno de los principales opositores del papa Francisco y crítico de la vacunación contra la COVID-19, se encuentra conectado a un respirador artificial, informan sus colaboradores.

Raymond Burke, un escéptico de las vacunas, no solía usar mascarillas en ocasiones. Foto: SNC / Paul Haring
Raymond Burke, un escéptico de las vacunas, no solía usar mascarillas en ocasiones. Foto: SNC / Paul Haring
Mundo LR

Raymond Burke, arzobispo emérito de la Iglesia católica Saint Louis en el estado de Misuri, Estados Unidos, anunció el último 10 de agosto, a través de sus redes sociales, que contrajo el coronavirus. Días después se informó que había sido ingresado al hospital, que era asistido por un ventilador y que permanece en estado grave, pero estable.

“¡Alabado sea Jesucristo! Deseo informarles que recientemente he dado positivo por el virus COVID-19. Gracias a Dios, estoy descansando cómodamente y recibiendo una excelente atención médica. Oren por mí al comenzar mi recuperación”, así dio a conocer su estado, por medio de un tweet, el eclesiástico de 73 años.

La primera actualización del estado de salud del cardenal la brindó el personal de Burke el sábado 14 de agosto. En el mensaje, anunciaron que Raymond era ingresado al hospital y estaba siendo asistido por un ventilador. No se ha revelado el centro de salud donde se encuentra por petición de la familia.

Un último reporte, por medio de un comunicado de prensa del Santuario de Nuestra Señora de Guadalupe de Wisconsin, indica que Burke se encuentra en un “estado grave, pero estable”, sedado y con un respirador médico. La institución pide a sus feligreses que continúen con sus oraciones, pues indicaron que es “la única manera de ayudarlo”.

Las cuestionadas declaraciones de Raymond Burke

El cardenal, representante del sector ultraconservador, es conocido por ser uno de los principales críticos del papa Francisco. Constantemente, suele señalar a la Iglesia católica como “una nave sin timón”. Incluso, amenazó con declarar “hereje” al sumo pontífice por abrir la comunión a los divorciados.

Otro aspecto conocido del cura estadounidense es su postura antivacunas y sobre las teorías de conspiración.

En una misa, en diciembre del 2020, se refirió al coronavirus como “el misterioso virus de Wuhan”, un término despectivo usado por Donald Trump. Además, agregó que el virus “ha sido usado por ciertas fuerzas, contrarias a las familias y a la libertad de estados para avanzar en su agenda malvada”, según CNN.

En otro momento, en el Foro de Vida de Roma, relacionó las vacunas con la implantación de chips para el control de las personas.

“Hay cierto movimiento para insistir en que ahora todo el mundo debe vacunarse contra el coronavirus, incluso que se debe colocar una especie de microchip debajo de la piel de cada persona para que en cualquier momento pueda ser controlados en materia de salud y de otros asuntos que solo podemos imaginar como un posible objeto de control por parte del Estado”, expresó Raymond.

Los cambios de estado en la salud de Burke serán dados a conocer en sus perfiles oficiales y a través del Santuario de Nuestra Señora de Guadalupe de Wisconsin. De otro lado, el último miércoles, el papa Francisco y obispos de América mandaron mensajes para promover la vacunación contra el coronavirus.