La bebé prematura “más pequeña del mundo” es dada de alta tras 13 meses en el hospital

Singapur. El peso de la menor era aproximadamente el de una manzana y tenía pocas probabilidades de sobrevivir. Familiares, doctores y la comunidad contribuyeron con los gastos.

Tras 13 meses en cuidados intensivos, la bebé más pequeña del mundo pudo ir a casa junto a su familia. Foto: Hospital de la Universidad Nacional de Singapur
Tras 13 meses en cuidados intensivos, la bebé más pequeña del mundo pudo ir a casa junto a su familia. Foto: Hospital de la Universidad Nacional de Singapur
Mundo LR

Ya está en casa. La bebé considerada como la “más pequeña del mundo” fue dada de alta luego de permanecer en tratamiento por más de un año en el área de cuidados intensivos del Hospital Universitario Nacional (NUH), de Singapur, lugar donde estuvo desde el día en que nació debido a los riesgos y complicaciones en su salud por su condición prematura.

El 9 junio del 2020, Wong Mei Ling, de 35 años, fue sometida a una cesárea de urgencia con apenas 25 semanas de gestación luego de que le diagnosticaran presión alta durante el embarazo. En estas circunstancias nació la pequeña con 112 gramos de peso y menos de 24 cm de largo.

Los médicos, en un inicio, indicaron que las probabilidades para que sobreviva eran pocas. Sin embargo, luego de una espera de 13 meses —en las que la bebé se aferró a la vida mientras los galenos del mencionado hospital la mantuvieron con un respirador y otras máquinas— finalmente pudo irse a casa.

“Contra todo pronóstico, con las complicaciones de salud presentes al nacer, ha inspirado a quienes lo rodean con su perseverancia y crecimiento, lo que lo ha convertido en un bebé extraordinario, un rayo de esperanza en medio de la agitación”, dijo el hospital.

La doctora Yvonne NG, consultora del Departamento de Neonatología, mencionó que la niña era tan pequeña que incluso el cálculo de la medicación tenía que reducirse hasta los puntos decimales. Agregó que su piel era tan frágil y delgada que era difícil ponerle sondas para monitorear su condición.

Los bebés que nacen cuatro meses antes tienen una tasa de supervivencia del 70% y la mayoría son dados de alta luego de cuatro o seis meses de cuidados, según los especialistas del NUH. Sin embargo, la menor permaneció más tiempo en el centro médico debido a su tamaño extremadamente pequeño.

La factura del proceso ascendió a unos 200.000 dólares y fue pagado por medio de recaudaciones y financiaciones colectivas. Por tal motivo, los padres no dudaron en agradecer a la plataforma pública de recaudación de fondos GIVE.asia, otros contribuyentes, familiares, amigos, conocidos y propietarios que sumaron a la causa.

La menor se encuentra estable, pero todavía tiene que estar conectada a un ventilador en casa para recibir asistencia de oxígeno. Foto: Hospital Universitario Nacional de Singapaur

La menor ahora pesa 6,3 kg y, aunque todavía sigue en tratamiento debido a una enfermedad pulmonar, ya se encuentra en una condición más estable, por lo que puede alimentarse por medio del biberón. Los médicos creen que su estado de salud mejorará a medida que crezca.