Pionyang amenaza a Corea del Sur y EE. UU. con hacerlos sentir “una crisis de seguridad masiva”

Kim Yong-chol, alto militar norcoreano, advirtió que Seúl y Washington “tendrán que pagar por desafiar la oportunidad de mejorar las relaciones intercoreanas”.

La Republica
Se desconoce el motivo por el cual los aliados han decidido seguir adelante con las maniobras. Foto: AFP
Agencia EFE

Este martes 10 de agosto, Corea del Norte amenazó a Corea del Sur con una “gran crisis de seguridad” por seguir adelante con sus maniobras militares conjuntas con EE. UU., cuyos entrenamientos previos comenzaron esta semana.

El director del Departamento del Frente Unido (encargado de asuntos intercoreanos), Kim Yong-chol, cargó en un comunicado publicado por la agencia KCNA contra estos ejercicios, como ya hizo en la víspera Kim Yo-jong, la hermana del líder norcoreano Kim Jong-un.

“Haremos que se den cuenta cada minuto de la peligrosa decisión que tomaron y de la grave crisis de seguridad que enfrentarán debido a su elección equivocada”, dijo Kim Yong-chol, que desempeñó un papel destacado durante las reuniones entre el líder norcoreano, Kim Jong-un, y la anterior Administración de EE. UU.

“Debemos hacerles pagar las consecuencias por malograr la oportunidad de mejorar los lazos intercoreanos y responder a nuestra buena voluntad con un comportamiento hostil”, añadió el alto funcionario norcoreano.

“Ignorando nuestro consejo, han optado por la alianza con un poder extranjero en vez de la armonía con su propia gente, el incremento en vez la relajación de tensiones y la confrontación en vez de la mejora de relaciones”, añade en el texto.

Kim Yong-chol asegura que el Norte hará que el Sur se dé cuenta de “cuán peligrosas son las elecciones tomadas y cuán cerca están de una gran crisis de seguridad debido a esas decisiones”.

Los ataques verbales contra Seúl y Washington llegan apenas dos semanas después de que las dos Coreas retomaran las comunicaciones telemáticas a petición de Pionyang.

Sin embargo, Corea del Norte no contestó las llamadas rutinarias matutinas realizadas por el Sur, algo que ya hizo el lunes con las efectuadas por la tarde a través del conocido como canal de enlace intercoreano y las líneas de comunicación militar.

Se desconoce el motivo por el cual los aliados han decidido seguir adelante con las maniobras, que ya se cancelaron en 2018 para facilitar el acercamiento.

Algunos expertos apuntan que Seúl estaría optando por una mayor cautela antes de plegarse a los deseos del régimen, que en 2020 decidió unilateralmente dejar de usar las líneas de comunicación transfronterizas y destruyó la oficina de enlace intercoreano, situado en su territorio pero construido con fondos público sureños.

La decisión fue en protesta por el envío de globos con propaganda contraria al régimen por parte de activistas desde el Sur, una actividad que Seúl prohíbe ahora tras aprobar una polémica ley que, según sus detractores, viola la libertad de expresión.