Vacunación - COVID-19: estos son los centros de vacunación para niños de 5 a 11 años

Moderna considera necesaria una tercera dosis contra la COVID-19 ante variante delta

La farmacéutica estadounidense de biotecnología indicó que la eficacia del 93% que tiene su vacuna puede disminuir con nuevas variantes. En Perú aún no se recomienda la aplicación de una tercera dosis porque no existe evidencia científica que justifique esta demanda.

La Republica
La vacuna Moderna tiene una eficacia del 93% seis meses después de la segunda inyección. Foto: EFE
Mundo LR

Moderna, la marca fabricante de vacunas basadas en ARN mensajero, ha anunciado este jueves 5 de agosto que se requerirá una tercera dosis de refuerzo contra la COVID-19.

Stéphane Bancel, director ejecutivo de Moderna, informó a la cadena CNBC, que se llegó a esta conclusión debido a que los últimos datos recopilados fueron antes de la proliferación de la variante delta—originada en la India—por lo que los resultados podrían ahora cambiar con la nueva cepa considerada la más contagiosa de todas.

Asimismo, comunicó que su fórmula tiene una eficacia del 93% seis meses después de la segunda dosis—cifra que supera a la marca Pfizer que informó que su vacuna presenta un 84% pasado medio año— pero que probablemente sea necesaria una inyección de refuerzo, ya que los niveles de anticuerpos “seguirán disminuyendo y acabarán afectando a la eficacia de la vacuna”.

“Estamos satisfechos de que nuestra vacuna COVID-19 muestra una eficacia duradera del 93% a los seis meses, pero reconocemos que la variante delta es una nueva e importante amenaza, por lo que debemos permanecer atentos”, dijo Bancel en un comunicado.

De igual forma, Moderna informó que sus ensayos en fase 2 han mostrado respuestas inmunitarias “sólidas” para una inoculación extra, incluso contra la variante delta: “Dada esta intersección, creemos que la dosis 3 de refuerzo será probablemente necesaria antes de la temporada de invierno (boreal)”.

Sin embargo, muchas organizaciones internacionales como la OMS y la OPS, han expresado su preocupación y rechazo ante la posibilidad de aplicación de una tercera inyección de refuerzo en países ricos cuando hay naciones que no han logrado inmunizar a su población ni con una primera vacuna.