URGENTE - Vacunación de jóvenes de 21 y 22 años inicia este lunes 27 de setiembre

Fauci admite que la COVID-19 empeorará en EE. UU. ante la ‘epidemia de los no vacunados’

El máximo epidemiólogo lamentó que muchos estadounidenses no quieran inocularse e indicó que, incluso si el panorama se torna peor, el país no volverá a nuevos confinamientos.

Alrededor del 60% de los adultos estadounidenses están vacunados, pero persisten fuertes disparidades entre el norte. Foto: AFP
Alrededor del 60% de los adultos estadounidenses están vacunados, pero persisten fuertes disparidades entre el norte. Foto: AFP
Agencia EFE

El consejero de la Casa Blanca para la crisis sanitaria, Anthony Fauci, dijo este domingo 1 de agosto que no piensa que Estados Unidos necesite nuevos confinamientos, incluso si “la situación se deteriora” debido a una “epidemia entre los no vacunados”.

Pocos días después de que se volviera a imponer el uso de mascarillas en interiores para vacunados y en medio del aumento de casos por la variante Delta, Fauci consideró en una entrevista con ABC que es poco probable que Estados Unidos vuelva “a la misma situación del pasado invierno” boreal.

“No pienso que veamos confinamientos”, admitió Fauci, a pesar de que “la situación se va a deteriorar” debido a la “epidemia entre los no vacunados”.

“La solución es estar vacunado”, añadió el inmunólogo, alabando la efectividad de las vacunas contra la COVID-19, que evitan la enfermedad grave, la hospitalización o la muerte. “Cuando las personas no vacunadas se infectan, se propaga la dinámica de la epidemia, lo que produce un impacto en todo el mundo”, explicó.

“Las vacunas son increíblemente eficaces incluso contra (la variante) Delta”, confirmó Francis Collins, director de los Institutos Nacionales de Salud (NIH), en el canal CNN.

Las nuevas restricciones surgen porque los vacunados al parecer son contagiosos. Pero sobre todo sirven para proteger a los no vacunados, porque quienes se inmunizaron tienen “25 veces menos probabilidad” de caer gravemente enfermos, recordó.

Alrededor del 60% de los adultos estadounidenses están vacunados, pero persisten fuertes disparidades entre el norte, generalmente mejor inmunizado, y el sur, más reticente.