CHAMPIONS LEAGUE - ¡Histórico! Con Dulanto de titular, Sheriff venció al Real Madrid en el Bernabéu

Científicos sugieren que beber agua embotellada tiene un impacto más negativo a tomarla del caño

De acuerdo con los académicos, tomar agua embotellada tiene un impacto 1.400 veces superior a tomar del caño.

Según científicos, el agua del grifo es una mejor opción que el agua embotellada. Foto: difusión
Según científicos, el agua del grifo es una mejor opción que el agua embotellada. Foto: difusión
Ciencia LR

A nivel mundial, el agua embotellada está siendo más consumida durante los últimos años, según científicos. Ellos aseguran que esto es algo que sucede por varios motivos, uno es la falta de acceso al vital líquido, otro, la contaminación de las fuentes naturales, y, por último, debido a que se considera esta agua como de mejor calidad que la otorgada de forma convencional.

Un equipo de investigación español comparó el efecto tanto en salud como en el medio ambiente acerca del consumo de agua embotellada en Barcelona frente a otras dos opciones, una que es consumir agua filtrada del caño y otra, beberla directamente de la llave.

Tales científicos precisaron, en un estudio publicado recientemente en internet por Science of the Total Environment, que los impactos ambientales y los de salud están siendo evaluados de manera independiente.

Por esa razón, realizaron una nueva metodología, la cual se compone de varios elementos con un enfoque conocido como “análisis del ciclo de la vida”; este se realizó utilizando un software específico y un método llamado ReCiPe y sirve para calcular las consecuencias que se dan en el ecosistema junto con la evaluación de impacto en la salud.

Al evaluar el daño medioambiental y los impactos en la salud humana que viene como consecuencia del embotellamiento, los académicos revelaron que si toda la población de Barcelona, estimada en 2020 en 1,6 millones de habitantes, tomara agua embotellada, ocasionaría la pérdida de 1,43 especies anualmente, lo que causaría un costo de producción cercana a 83,9 millones de dólares.

Los especialistas señalan que con estos números se interpreta que el impacto medioambiental es 1.400 veces superior en comparación con el hipotético escenario.

“El mayor impacto medioambiental del agua embotellada se atribuyó al elevado consumo de materiales y energía necesarios para la producción de agua embotellada en comparación con el agua del grifo”, explicaron en la publicación.

Es verdad que el agua del caño lleva en ella sustancias químicas a las que llaman trihalometanos, un elemento usado durante la potabilización, el cual ha estado asociado con el cáncer de vejiga. Pero se encontraría en concentraciones tan mínimas que no representa una amenaza a la población que la consume.

Si la ciudad de España bebe solo de esa fuente, la cantidad de años de vida perdidos en la localidad aumentaría a 309 años, o lo que sería similar a una media de dos horas de esperanza de vida perdida si se repartiera de la misma manera entre todos los residentes. De agregarse un filtro, “ese riesgo se reduciría aún más, hasta 36 años”.

“Nuestros resultados demuestran que, teniendo en cuenta tanto los efectos medioambientales como los sanitarios, el agua del caño es una mejor opción que el agua embotellada, ya que esta genera una mayor variedad de impactos”, comentó Cathryn Tonne, coautora de la investigación.