Almagro, secretario general de la OEA, cancela toda su agenda tras contraer COVID-19

El titular de la Organización de los Estados Americanos anunció que se contagió de coronavirus a pesar de estar vacunado, por lo que anuló sus compromisos públicos.

La Republica
“Cuídense, cuiden a los demás y, si tienen oportunidad, no duden en vacunarse”, dijo. Foto: AFP
Agencia AFP

El secretario general de la Organización de los Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, anunció el jueves 29 de julio que se contagió del nuevo coronavirus a pesar de estar vacunado, razón por la cual canceló todos sus compromisos públicos.

“He dado positivo a la COVID-19 por lo que suspendo inmediatamente mi agenda pública y estoy siguiendo todas las recomendaciones médicas. Afortunadamente estoy vacunado y por el momento no tengo síntomas”, escribió en Twitter.

“Cuídense, cuiden a los demás y, si tienen oportunidad, no duden en vacunarse”, dijo Almagro, un diplomático uruguayo de 58 años que encabeza la OEA desde 2015 y que ha trabajado regularmente durante la pandemia desde su oficina en la sede del bloque regional en Washington.

Según imágenes difundidas en su cuenta en Twitter, esta semana tuvo varias citas presenciales en su despacho.

En la víspera, recibió a autoridades de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), un órgano autónomo de la OEA: la presidenta Antonia Urrejola, y las comisionadas Julissa Mantilla y Flávia Piovesan. El lunes se reunió con la vicepresidenta de Costa Rica, Epsy Campbell.

Días atrás también estuvo con una delegación de periodistas de Haití, conversó con la diputada federal mexicana Cynthia López Castro y se encontró con familiares del detenido opositor venezolano Freddy Guevara.

Coronavirus en el mundo: cifras

La pandemia del nuevo coronavirus ha provocado al menos 4 190 383 muertos en el mundo desde que la oficina de la OMS en China diera cuenta de la aparición de la enfermedad en diciembre de 2019.

Desde el comienzo de la epidemia, más de 195 893 120 personas contrajeron la enfermedad. La gran mayoría de los enfermos se recupera, pero una parte aún mal evaluada conserva los síntomas durante semanas o, incluso, meses.

Las cifras se basan en los reportes comunicados diariamente por las autoridades sanitarias de cada país y excluyen las correcciones realizadas posteriormente por los diferentes organismos de estadística que concluyen que la cantidad de decesos es mucho más importante.