Brasil: familia alquila una casa y encuentra cadáver enterrado en el jardín

Los restos fueron encontrados envueltos en una tela al realizar trabajos de jardinería.

Policía de Brasil sigue las investigaciones del caso, aunque por el momento no se ha podido identificar si se trataría de uno o más implicados. Foto: G1/referencial
Policía de Brasil sigue las investigaciones del caso, aunque por el momento no se ha podido identificar si se trataría de uno o más implicados. Foto: G1/referencial
Mundo LR

En agosto del 2018, una familia se mudó a una casa en Ubatuba, un municipio costero ubicado en el estado de Sao Paulo (Brasil). Aunque poco antes de concretar el alquiler se enteraron que la dueña estaba desaparecida, no descartaron la idea ya que la vivienda era espaciosa y tenía un precio económico. En enero, padre e hijo encontraron enterrada una bolsa de tela en el jardín, la cual contenía los restos de Carmen Morales, la propietaria del inmueble.

En medio de trabajos de jardinería, encontraron los huesos de la víctima junto a una manta. Inmediatamente, procedieron a llamar a la Policía.

Una prótesis metálica para la columna vertebral encontrada junto a los restos sugería que, en efecto, se trataba del cuerpo de Morales. Posteriormente, un análisis de la dentadura confirmó su identidad.

Los inquilinos señalan que encima de la zona donde ocurrió el hallazgo se encontraban ladrillos y lirios, lo cual significaría un intento de dificultar la localización de la mujer, según la BBC.

Debido a los recientes hallazgos, el Ministerio Público ha solicitado que el caso se vuelva a abrir como un homicidio.

La pericia en los huesos encontrados no revela que haya sido asesinada por disparos o apuñalamiento. Sin embargo, se sospecha que se trataría de un estrangulamiento.

“Se tenía la esperanza de identificar que fue víctima de estrangulamiento, porque suele haber una fractura en el cuello. Pero los forenses no pudieron llegar a esta conclusión, debido a la esqueletización (etapa avanzada de descomposición de los restos)”, señala Bruno de Azevedo Aragão, jefe de la Policía.

Tras las análisis pertinentes, los huesos fueron entregados a los familiares de la occisa, quienes decidieron incinerarlos.

Sobre la desaparición

Carmen Morales era una profesora de inglés de 62 años que estaba desaparecida desde el 2013, según el portal brasileño G1. La Policía añadió que el carro de la víctima fue encontrado a varios kilómetros de su hogar.

En su momento, las autoridades abrieron una investigación para determinar lo sucedido y encontrar a los responsables del crimen; sin embargo, por falta de evidencias, el caso fue cerrado en 2020.

El hermano de Carmen fue quien quedó encargado de su vivienda y hace algunos años la dio en alquiler a una familia con dos hijos.