Inundaciones, olas de calor e incendios ponen en jaque la lucha contra el cambio climático

Diferentes desastres climáticos alrededor del mundo, incluso en países ricos, muestran que ninguno está preparado para afrontar el cambio climático que amenaza a la humanidad.

Con el objetivo de continuar con el plan de reducir, para el año 2030, al menos el 55% de las emisiones de carbono con relación a 1990, y después lograr la neutralidad en 2050, la Unión Europea (UE) lanzó este mes las bases de su transformación verde. Foto: composición / EFE y AFP
Con el objetivo de continuar con el plan de reducir, para el año 2030, al menos el 55% de las emisiones de carbono con relación a 1990, y después lograr la neutralidad en 2050, la Unión Europea (UE) lanzó este mes las bases de su transformación verde. Foto: composición / EFE y AFP
Yessenia Valerio

En las últimas dos semanas, algunos de los países más ricos de Europa y China sufrieron devastadoras inundaciones tras la presencia de históricas lluvias torrenciales. El fenómeno meteorológico provocó la muerte de al menos 200 personas y miles de desaparecidos en Alemania y Bélgica, mientras que el país asiático reportó 51 fallecidos y 395.000 evacuados.

La histórica ola de calor que azotó a Estados Unidos a principios de julio mató a cientos de personas. En Canadá, un incendio forestal arrasó con la aldea de Lytton, cuyos habitantes huyeron de sus casas después de lidiar con temperaturas récord de 49,6 grados Celsius.

Las lluvias torrenciales que se registraron esta semana en la provincia de Henan, en el centro de China, obligaron a evacuar a más de 395.000 personas y causaron daños por más de 65.500 millones de yuanes (unos 10.000 millones de dólares o 8.500 millones de euros).

Los desastres climáticos desmedidos en Europa y América del Norte demuestran que el mundo no está preparado para frenar el cambio climático ni para convivir con él. La intensidad de los sucesos registrados este año preocupa a los países desarrollados, que deben su prosperidad a más de un siglo de quema de carbón, petróleo y gas, actividades que elevaron la temperatura de la tierra.

Las autoridades han advertido a los ciudadanos que deben retirarse de las cercanías de los ríos y que no entren en sótanos inundados puesto que existe el peligro de sufrir descargas eléctricas. Foto: AFP

Un enemigo en común

La cumbre del clima, la COP26 auspiciada por Naciones Unidas, se celebrará del 1 al 12 de noviembre en Glasgow (Escocia), después de que la crisis generada por la COVID-19 la haya postergado un año. Se espera que los países ricos y empresas más influyentes del mundo se comprometan con más ahínco a reducir sus propias emisiones de gases de efecto invernadero que calientan al planeta.

“Los fenómenos meteorológicos extremos en los países en desarrollo a menudo causan una gran cantidad de muertes y destrucción, pero son vistos como nuestra responsabilidad, no como algo agravado por más de 100 años de gases de efecto invernadero expulsados por los países industrializados”, sostuvo a The New York Times Ulka Kelkar, directora ambiental de la oficina en India del Instituto de Recursos Mundiales.

La COP26 se celebrará en Glasgow (Reino Unido) del 1 al 12 de noviembre de 2021. Foto: Iberdrola

Los desastres, cada vez más intensos, que ahora golpean a las naciones más ricas del mundo, demuestran que los “países en desarrollo no han estado pidiendo ayuda por nada”. De hecho, desde que se negoció el Acuerdo de París de 2015 con el objetivo de evitar los efectos del cambio climático, las emisiones globales han ido en aumento.

China es el mayor emisor de gases de efecto invernadero del mundo en la actualidad; sin embargo, en Estados Unidos y Europa se disminuyeron de manera constante, aunque no al ritmo suficiente como para limitar el aumento de la temperatura global.

Personas caminan entre las aguas de una inundación a lo largo de una calle de Zhengzhou. Foto: AFP

A propósito de los efectos catastróficos del cambio climático, Mohamed Nasheed, el expresidente de las Malvinas, sostuvo en un Foro de Vulnerabilidad Climática que su país está en grave riesgo por el aumento del nivel del mar.

“Aunque no todos se ven afectados por igual, este trágico evento es un recordatorio de que, en la emergencia climática, nadie está a salvo, ya sea que viva en una pequeña nación insular como la mía o en un Estado desarrollado de Europa occidental”, sostuvo Nasheed.

Europa inicia la lucha contra el cambio climático

Con el objetivo de continuar con el plan de reducir, para el año 2030, al menos el 55% de las emisiones de carbono con relación a 1990, y después lograr la neutralidad en 2050, la Unión Europea (UE) lanzó este mes las bases de su transformación verde.

Esta incluye propuestas que contemplan el fin de la comercialización de automóviles a gasolina y diésel para 2035, exigir que la mayoría de las industrias paguen por las emisiones que producen y, lo que es más significativo, imponer un impuesto a las importaciones de países con políticas climáticas menos estrictas.

El plan fue presentado formalmente por la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, y el funcionario responsable por la política ambiental, Jens Timmermans, además de otros funcionarios. Foto: AFP

Calentamiento global por debajo de 1,5 °C

En 2018, un informe científico del Grupo Intergubernamental sobre el Cambio Climático (IPCC por sus siglas en inglés) advirtió que la temperatura no debe superar los 2 °C y mantenerse lo más cerca posible a 1,5°C para evitar los peores impactos del cambio climático.

Informe científico del Grupo Intergubernamental sobre el Cambio Climático (IPCC por sus siglas en inglés). Foto: Captura / Twitter

El estudio ofreció a los líderes mundiales un camino práctico, aunque estrecho, para salir del caos. Se requería que el mundo en su conjunto redujera a la mitad las emisiones para 2030. Sin embargo, desde entonces, las emisiones globales han seguido aumentando, lo que dificulta mantenerse por el umbral de 1,5 °C.

“Para las olas de calor, el cambio climático es un factor de cambio absoluto”, aseguró a The New York Times Friederike Otto, investigador de la Universidad de Oxford en Inglaterra. Su estudio concluyó que la devastadora ola de calor registrada a finales de junio en el noroeste de Estados Unidos no habría ocurrido sin el calentamiento global.

Tormentas en toda Europa y la India

El cambio climático está impulsando un aumento significativo de tormentas lentas, pero intensas en toda Europa para finales de este siglo, según un nuevo estudio de la Universidad de Newcastle y la Oficina Meteorológica publicado el viernes 16 de julio en la revista Geophysical Research Letters.

Al menos 138 personas perdieron la vida a causa de las inundaciones y los deslizamientos de tierra causados por las lluvias torrenciales registradas durante las últimas horas en el estado indio de Maharashtra (oeste), según han confirmado las autoridades en su último balance del sábado 24 de julio.

Las intensas precipitaciones suceden cada año entre junio y septiembre, pero los expertos hacen énfasis en el cambio climático que afronta el planeta como principal factor para la radical alteración de los patrones conocidos en esa nación.

El Departamento de Meteorología de la India activó alertas rojas en varias regiones, ya que las fuertes lluvias van a continuar en los próximos días. Foto: Punit Paranjpe / AFP

Un informe del Potsdam Institute for Climate Impact Research (PIK) publicado en abril confirma que el cambio climático hace que los monzones en la India sean cada vez más fuertes. Además, alerta sobre las graves consecuencias que podría tener en la alimentación, agricultura y economía del país en el que vive una quinta parte de la población mundial.