EE. UU. tacha de “peligroso” el rechazo de China a iniciar nueva investigación de OMS

Agencia EFE

Ghebreyesus aseguró que conocer los orígenes del coronavirus “es una deuda pendiente con millones de personas que lo han sufrido”. Foto: EFE
Ghebreyesus aseguró que conocer los orígenes del coronavirus “es una deuda pendiente con millones de personas que lo han sufrido”. Foto: EFE

Gobierno chino se rehúsa a que el máximo organismo de salud audite sus laboratorios y señala que la propuesta es “una falta de respeto al sentido común y arrogante hacia la ciencia”.

Publicidad

Estados Unidos tachó este jueves 22 de julio de “irresponsable” y “peligroso” el rechazo del Gobierno chino a permitir que la Organización Mundial de la Salud (OMS) comience una segunda fase de estudios para investigar el origen del coronavirus en China.

“Estamos profundamente decepcionados. Su postura es irresponsable y, francamente, peligrosa”, dijo la portavoz de la Casa Blanca, Jen Psaki, en su rueda de prensa diaria.

Psaki se refería así a la respuesta de China a la petición de la OMS de comenzar la segunda fase de las investigaciones sobre el origen del coronavirus en China, la cual incluiría investigar mercados y laboratorios en Wuhan, la ciudad donde se detectaron los primeros brotes.

El vicedirector de la Comisión Nacional de Salud, Zeng Yixin, calificó la propuesta de la OMS de “arrogante” y “carente de sentido común” y pidió a la organización que despoje sus labores de “injerencias políticas”.

Al respecto, Psaki subrayó que es “crucial” que China proporcione acceso a “datos y muestras” en su territorio para que el mundo pueda “entender” lo que ocurrió y “prevenir la próxima pandemia”.

“Esto se trata de salvar vidas en el futuro, y este no es el momento de obstruir” las pesquisas de la OMS, agregó la portavoz del presidente de Estados Unidos, Joe Biden.

La semana pasada, el director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, pidió a China “que sea transparente y abierta” y “que coopere especialmente aportando los datos en bruto sobre los primeros días de la pandemia”.

Ghebreyesus aseguró que conocer los orígenes del coronavirus “es una deuda pendiente con millones de personas que lo han sufrido”.

En febrero, la misión de la OMS en Wuhan pidió acceso a los datos en bruto de pacientes registrados en los hospitales de la ciudad con síntomas similares a los de la COVID-19 antes del primer caso conocido de la enfermedad, pero China alegó que estos ya los habían estudiado sus expertos.