Brasil: Jair Bolsonaro es internado por obstrucción intestinal

El médico a cargo de su atención informó que el mandatario será sometido a exámenes complementarios para definir la necesidad o no de una cirugía de emergencia.

El presidente brasileño fue internado esta mañana para identificar las causas del extraño hipo que lo aqueja. Foto: AFP
El presidente brasileño fue internado esta mañana para identificar las causas del extraño hipo que lo aqueja. Foto: AFP
Agencia AFP

El presidente brasileño, Jair Bolsonaro, fue internado este miércoles en un hospital de Sao Paulo, donde se determinará si requiere una “cirugía de emergencia” por una obstrucción intestinal.

El mandatario fue trasladado al final de la tarde en un avión de la Fuerza Aérea desde Brasilia hasta el aeropuerto paulista de Congonhas. Desde allí fue llevado en ambulancia hasta el hospital privado Vila Nova Star, informó AFP.

El doctor Antonio Macedo, que en varias ocasiones operó a Bolsonaro tras el apuñalamiento que sufrió durante la campaña electoral de 2018, “constató una obstrucción intestinal y resolvió llevarlo a Sao Paulo, donde hará exámenes complementarios para definir la necesidad o no de una cirugía de emergencia”, indicó el Palacio presidencial de Planalto.

El jefe de Estado de 66 años había sido internado por la mañana en el Hospital de las Fuerzas Armadas para “investigar la causa del hipo” que le aqueja desde hace más de 10 días, según otra nota oficial.

Desde la última semana, él se quejaba de un hipo persistente después de someterse a un tratamiento de implante dental.

Gente, estoy sin voz. Si empiezo a hablar mucho, vuelve la crisis de hipo. Ya volvió”, afirmó el martes.

De confirmarse la necesidad de una cirugía, se trataría de la séptima a la que se sometería desde que fue apuñalado en el intestino en setiembre de 2018 y de la quinta en el aparato digestivo.

La internación de Bolsonaro se dio en un contexto de crisis política y de erosión de su popularidad con denuncias de corrupción en contratos negociados por su Gobierno para enfrentar la pandemia de coronavirus, que ya dejó casi 540.000 muertos en el país.

Los últimos sondeos para las elecciones de 2022 muestran que Lula lo derrotaría por amplio margen.