EE. UU. respaldó manifestaciones en Cuba

Funcionaria Julie Chung recalcó que los cubanos están “ejerciendo su derecho” a reunirse pacíficamente. El alcalde de Miami aseguró que el régimen castrista “debe acabarse ya”.

Chung también hizo un llamado a la calma y condenó cualquier tipo de violencia. Foto: composición / difusión/ AFP
Chung también hizo un llamado a la calma y condenó cualquier tipo de violencia. Foto: composición / difusión/ AFP
Mundo LR

Las protestas populares suscitadas durante el último domingo 11 de julio en San Antonio de los Baños, La Habana, en contra del Gobierno cubano por el desabastecimiento de fármacos y sobrecosto de alimentos, así como los constantes cortes de fluido eléctrico durante la crisis sanitaria por la COVID-19, están recibiendo el respaldo de autoridades y agentes mediáticos. Esta vez, Estados Unidos se pronunció a favor de las protestas al considerar que los ciudadanos ejercen su derecho de “reunión pacífica”.

Julie Chung, subsecretaria interina norteamericana para Asuntos del Hemisferio Occidental, avaló mediante sus publicaciones las reclamos pacíficos de los ciudadanos cubanos. “Las protestas pacíficas están creciendo en Cuba mientras el pueblo cubano ejerce su derecho de reunión pacífica para expresar su preocupación por el aumento de los casos/muertes por COVID y la escasez de medicamentos”, aseveró por intermedio de su cuenta de Twitter.

Chung también destacó durante su pronunciamiento los esfuerzos ciudadanos para movilizar donaciones a las personas necesitadas.

Horas después, la funcionaria volvió manifestar su preocupación por la misma red social. “Estamos profundamente preocupados por los ‘llamados al combate’ en Cuba. Defendemos el derecho de reunión pacífica del pueblo cubano. Llamamos a la calma y condenamos cualquier tipo de violencia”, señaló.

Durante la jornada dominical, no solo se registraron actos de violencia contra corresponsales en La Habana o abuso policial en el Capitolio, el presidente Miguel Díaz-Canel decidió responder el levantamiento popular, incitando a los seguidores del régimen a salir a las calles.

“La orden de combate está dada, a la calle los revolucionarios”, expresó el dignatario en una aparición televisiva especial. Díaz-Canel indicó que se produjo una campaña mediática para fraccionar la unión entre el pueblo cubano y el Partido Comunista.

Otra autoridad norteamericana que apoyó las movilizaciones fue el alcalde de Miami Francis Suárez. En conferencia de prensa declaró: “El régimen castrista debe acabarse ya, esto no es negociable”.