VACUNAFEST - Todo lo que debes saber sobre la sétima jornada de inmunización a rezagados y jóvenes de 18 años AHORA - Detienen a gobernador de Arequipa, Elmer Cáceres Llica, por integrar presunta organización criminal

Republicanos aplauden intención de Biden de no vetar plan de infraestructuras

Joe Biden aclaró el sábado 26 que no vetará el plan de infraestructuras pese a haber advertido a los republicanos de que no lo firmaría si no va unido a un paquete de gasto social.

El mandatario estadounidense fue aplaudido por tres senadores por no vetar el plan de infraestructuras. Foto: EFE
El mandatario estadounidense fue aplaudido por tres senadores por no vetar el plan de infraestructuras. Foto: EFE
Agencia EFE

Tres senadores republicanos aplaudieron este domingo la intención del presidente de Estados Unidos, Joe Biden, por no vetar el plan de infraestructuras.

Los legisladores de la Cámara Alta Rob Portman, Mitt Romney y Bill Cassidy se mostraron satisfechos de que el mandatario reculara el sábado para señalar que sí firmará el plan de infraestructuras pese a haber advertido tres días antes de que no lo rubricaría si no iba vinculado a un proyecto de gasto social.

Portman, senador por Ohio, explicó en una entrevista a la cadena de televisión ABC News que el jueves se vio “pillado por sorpresa” por las declaraciones de Biden.

Aun así, reconoció que está “muy contento” al ver que el gobernante ha dado marcha atrás: Lo que dijo el jueves “era incoherente con todos lo que se nos había dicho durante el proceso”, afirmó.

Ese día, Biden anunció un acuerdo bipartidista para impulsar su plan de infraestructuras por valor de 1,2 billones de dólares, pero avisó de que no lo firmaría si no iba unido a un paquete de gasto social.

Tras el anuncio, el respaldo a ese pacto se ha ido difuminando en los últimos días por las críticas de demócratas, que quieren un plan más ambicioso, y de republicanos, que no desean que esté relacionado con una iniciativa de gasto social.

Portman, que fue el negociador jefe de los republicanos de ese acuerdo, expresó su contento de que, tras la aclaración de Biden del sábado, ambos paquetes -el de infraestructuras y el de gasto social- se hayan desvinculado.

Ahora “está muy claro que podemos ir adelante con una ley bipartidista que sea ampliamente popular”, sostuvo Portman.

Por su parte, Romney, que representa al estado de Utah, apuntó a la cadena de televisión CNN que confía en Biden.

“Confío en el presidente, y él dejó muy claro en su largo comunicado publicado este fin de semana -confeccionado cuidadosamente y pensado trozo a trozo- que si la ley de infraestructuras llega a su mesa y viene sola, la firmará”, detalló.

Romney reiteró el rechazo de los conservadores a la aprobación en el Congreso de un macropaquete que incluya las infraestructuras tradicionales y partidas de gasto social y para la lucha contra el cambio climático, como los demócratas quieren.

“Nosotros, los republicanos, decimos ‘no, en absoluto’, no apoyaremos una ley que sea aprobada con un aumento masivo de los impuestos, y al mismo tiempo con billones de dólares para nuevo gasto -subrayó-. Es algo que no vamos a respaldar”.

El senador por Luisiana, Bill Cassidy, manifestó que al líder de la minoría republicana en la Cámara Alta, Mitch McConnell, no le gustó que el presidente “torpedeara” el acuerdo de infraestructuras el jueves.

En declaraciones a NBC News, reiteró que en ningún momento se les comentó a los conservadores que el proyecto de infraestructuras tenía que ir vinculado al de gasto social.

“No es lo que nos dijeron, y por supuesto provocó un poco de ‘vamos a pensárnoslo’, pero creo que Mitch McConnell quiere un plan de infraestructuras tanto como el resto. Quiere los trabajos que esto generará, creo que Mitch McConnell estará con esto, si sigue siendo como es”, zanjó.

Los republicanos rechazan la idea de que el paquete de gasto social sea aprobado a través del acuerdo bipartidista sobre el plan de infraestructuras y también repulsan que salga adelante por medio de un mecanismo llamado “reconciliación”, que buscan los progresistas.

Los demócratas cuentan con una ajustada mayoría en el Senado, por lo que se espera que necesiten al menos a diez senadores republicanos para sacar adelante el proyecto de infraestructura.