El País: un golpe llevaría a Perú al aislamiento internacional, a la guerra civil y a la debacle

Columna publicada en el diario de España critica táctica del fujimorismo, que viene “tensando la situación y empujando al Perú al borde del abismo” y “a la ruptura de la institucionalidad democrática”.

La Republica
El texto describe que “la última movida” de Keiko Fujimori y compañía “es pasar del golpe de Estado al ‘golpe lento’". Foto: AFP
Mundo LR

El último jueves 24 de junio, el diario El País de España publicó una columna de opinión sobre el panorama político en Perú, donde aún no se proclama al ganador de las elecciones y donde se ha descubierto maniobras desde prisión de Vladimiro Montesinos para comprar magistrados y volcar la balanza a favor de Keiko Fujimori.

En clara alusión a la lideresa de Fuerza Popular, el diario español critica que Fujimori y su equipo “están tensando la situación y empujando al Perú al borde del abismo, a la ruptura de la institucionalidad democrática. Jugando con fuego, como si el país no quemara ya”.

“Se dicen y escuchan llamados a golpes de Estado, pedidos inconstitucionales para repetir las elecciones, mentiras por doquier, además de gritos de ‘comunista’ o ‘terrorista’ contra cualquiera que no apoye las pretensiones de estos sectores. Trágica analogía con situaciones como las que, por ejemplo, precedieron a la guerra civil española”, añade el texto firmado por Diego García-Sayán.

El artículo describe que “la última movida” de Keiko Fujimori y compañía “es pasar del golpe de Estado al ‘golpe lento’: dejar sin quorum al Jurado Nacional de Elecciones (JNE) con la renuncia (…) de un integrante que les es afín; renuncia prohibida por la ley en medio de un proceso electoral”.

“Han planteado desde un golpe militar, hasta olvidarse del orden constitucional y anular la elección del 6 de junio y, ahora, a trabar el funcionamiento del JNE dejándolo sin quorum para que no concluya su trabajo y proclame a (Pedro) Castillo como presidente electo”, sostiene el autor.

En ese sentido, “el país que lideró el crecimiento regional buena parte de los últimos veinte años, está siendo vuelto, de pronto, a la intolerancia y la barbarie”.

“El aliento de un golpe militar o de una ruptura institucional, en pleno bicentenario de la independencia, es una barbaridad que ningún grupo de oficiales sensato llevaría a cabo. No solo porque violaría la Constitución, sino porque sería insostenible. Llevaría al Perú al aislamiento internacional, el colapso de su economía y a un curso de guerra civil”, apunta García-Sayán en El País.

Por ello, propone que “la autoridad electoral termine el trabajo que le falta resolviendo algunas pocas apelaciones pendientes y proclame al triunfador” y que priorice “la gobernabilidad” en lugar “de la generación gratuita de tensiones, la bravuconería y el inaceptable racismo”.

El JNE peruano está en el ojo del huracán tras la divulgación de audios de Montesinos, el exjefe de inteligencia de Alberto Fujimori, dando instrucciones por teléfono desde la cárcel de la Base Naval del Callao para comprar a tres magistrados del jurado.

La Fiscalía abrió una investigación, lo mismo que la Marina de Guerra, pues Montesinos, quien cumple una condena de 25 años, hizo sus llamadas a un militar retirado fujimorista desde un teléfono fijo del penal de la base, aunque solo tenía permiso para llamar a su pareja.

Los audios fueron divulgados por el exlegislador Fernando Olivera, el mismo que difundió el 14 de septiembre de 2000, en un canal de cable, un video que mostraba a Montesinos, entonces mano derecha del presidente Alberto Fujimori, sobornando a un parlamentario opositor para que se uniera al oficialismo. En una de las llamadas, Montesinos señala: ‘Simplemente estoy tratando de ayudar porque si no, (...) la chica terminará presa’”.

De perder la presidencia, Keiko Fujimori deberá ir a juicio por lavado de dinero por el escándalo de aportes ilegales del gigante brasileño de la construcción Odebrecht, que salpicó también a cuatro expresidentes de Perú. La candidata, que niega los cargos, arriesga una condena de 30 años y no ha hecho comentarios sobre los audios.

La división electoral de Perú se volvió a trasladar este sábado a las calles con sendas manifestaciones entre los que apoyan a la derechista Keiko Fujimori en denunciar sin pruebas un fraude en las urnas y los que reclaman ya la proclamación oficial del izquierdista Pedro Castillo como presidente electo.

EFE: Castillo y Fujimori alimentan división en Perú

Mientras unos protestaban contra el “fraude” que consideran que ha habido en la victoria electoral de Castillo, los simpatizantes del virtual ganador de los comicios protestaron contra el “golpe de Estado” que, a su juicio, pretende dar Keiko Fujimori para evitar su tercera derrota consecutiva en unas elecciones presidenciales.

Tanto Pedro Castillo como Fujimori intervinieron en sendas manifestaciones celebradas en el centro histórico de Lima por segunda semana consecutiva y pusieron aún más presión sobre el Jurado Nacional de Elecciones (JNE), pendiente de resolver los recursos de Fujimori para anular miles de votos.

Pese a que aún no ha sido proclamado oficialmente, Castillo ya ha comenzado a actuar esta semana como presidente electo y, en su mitin de esta jornada, anticipó las líneas maestras de su Gobierno bajo un mensaje de unidad lanzado a sus seguidores en la Plaza San Martín, tradicional lugar de protestas sociales en la capital peruana.

“Se acabaron la riñas. Llamo a la más amplia unidad del pueblo peruano. Desde este momento no hay vencedores ni vencidos. Somos una gran familia llamada a encaminar un Perú de oportunidades”, dijo el líder de Perú Libre en su breve intervención.

Con información de EFE y AFP.