VACUNAFEST - Todo lo que debes saber sobre la sétima jornada de inmunización a rezagados y jóvenes de 18 años EN VIVO - Universitario vs. Cusco FC: minuto a minuto del partido por la penúltima fecha de la Liga 1

“No aceptaríamos el fujimorismo en EE. UU.”, opina editor de revista Newsweek sobre Perú

El editor adjunto de opinión en Newsweek narró parte del historial de Keiko Fujimori y de su padre. “(En EE. UU.) sería un monstruo de Frankenstein unido a los elementos que a los republicanos y demócratas les disgustan más entre sí”.

Keiko Fujimori centró buena parte del artículo de Philip Jeffery, quien también matizó el plan económico de Pedro Castillo e indicó que no es precisamente comunismo. Foto: AFP
Keiko Fujimori centró buena parte del artículo de Philip Jeffery, quien también matizó el plan económico de Pedro Castillo e indicó que no es precisamente comunismo. Foto: AFP
Mundo LR

El Gobierno de Estados Unidos (EE. UU.) no se ha pronunciado sobre las elecciones en Perú, mientras espera la proclamación oficial de la persona que ocupe la presidencia. Empero varios medios, incluidos los más reconocidos, sí se han expresado al respecto.

La semana pasada la revista Newsweek se refirió a los perfiles tanto de Pedro Castillo (Perú Libre), virtual presidente del Perú, como de Keiko Fujimori (Fuerza Popular), que ha emprendido una batalla legal porque considera que hubo “indicios de fraude”.

Philip Jeffery, editor adjunto de opinión en Newsweek, tituló su artículo “El presidente electo socialista de Perú no salió de la nada” e indicó cuál es el ambiente en EE. UU. sobre la segunda vuelta presidencial.

“Los comentarios aquí en los Estados Unidos han tendido a describir la elección de Perú como una contienda entre lo malo y lo peor”, informó Jeffery, quien apuntó que Castillo es el último de la “marea rosa” latinoamericana de líderes de izquierda.

Otro pronunciamiento sobre las elecciones en Perú. Foto: captura de pantalla

Mientras que sobre Fujimori, recordó la promesa de indultar a su padre Alberto, actualmente encarcelado por corrupción y violaciones de los derechos humanos.

La propia Keiko pasó un tiempo en prisión por corrupción poco antes de lanzar su campaña, y los fiscales la acusaron nuevamente en marzo”, señaló Jeffery.

Igualmente, recordó las esterilizaciones forzadas a miles de mujeres peruanas durante el régimen de su progenitor. “No aceptaríamos el fujimorismo en nuestro propio país (...). Sería un monstruo de Frankenstein unido a los elementos que a los republicanos y demócratas les disgustan más entre sí”.

Criticó el papel de Estados Unidos en América Latina, especialmente a finales del siglo pasado, cuando apoyó dictaduras como la de Fulgencio Batista en Cuba. “Políticos como Castillo y Fujimori parecen aparecer una y otra vez en los países latinoamericanos”.

Resultados de Keiko Fujimori y sus contrincantes en el balotaje de las elecciones presidenciales en Perú. Infografía: AFP

“Podemos sentirnos tentados a asumir que esto sucede porque algunos lugares simplemente no son muy buenos en democracia todavía, o tienen una aversión cultural inescrutable al tipo de políticos liberales agradables y honrados que queremos que tengan. Pero no se equivoquen: la política latinoamericana no ocurre en el vacío”, dijo.

Jeffery resaltó que “la historia de las relaciones entre Estados Unidos y América Latina, que se remonta a más de un siglo, está salpicada de ejemplos de grandes empresas que aprovechan la pobreza, la corrupción, el crimen e incluso la violencia en su beneficio”.

Pedro Castillo en Perú

Al referirse al ascenso de Fidel Castro en contraposición a Batista y su posterior modelo en Cuba, consideró que “la agenda económica de Pedro Castillo está muy en esta línea nacionalista, aunque significativamente más moderada”.

“En lugar de una ‘expropiación’ al estilo de Castro (confiscación estatal y redistribución de tierras) de las corporaciones multinacionales, propuso gravar las ganancias inesperadas y renegociar los contratos mineros, una medida que probablemente perjudicará a las empresas chinas [más] que a las estadounidenses”, afirmó.

Un plan esbozado “más que suficiente para que Castillo sea denunciado por la clase política internacional y llamado comunista por su oposición”, puntualizó Jeffery.

“Pero hay otra forma en que Castillo no encaja en el estereotipo de un ideólogo comunista: su conservadurismo social. Su campaña contó con una oposición vocal al aborto y el apoyo a la familia tradicional”, opinó.