Dos presos en EE. UU. no serán ejecutados por falta de un pelotón de fusilamiento

El miércoles 16 de junio, un tribunal de Carolina del Sur falló a su favor, argumentando que a los presos no se le había dado la opción de “elegir la forma de ejecución”.

Freddie Owens (izquierda) y Brad Sigmon (derecha) debían ser ejecutados este mes en Estados Unidos. Foto: Departamento de correcciones de Carolina del Sur
Freddie Owens (izquierda) y Brad Sigmon (derecha) debían ser ejecutados este mes en Estados Unidos. Foto: Departamento de correcciones de Carolina del Sur
Mundo LR

Un tribunal superior del estado de Carolina del Sur, en Estados Unidos, suspendió el miércoles 16 de junio dos ejecuciones hasta que los presos tengan la opción de elegir entre morir por electrocución o fusilamiento, informa BBC.

Los reos Brad Sigmon y Freddie Owens debían ser ejecutados este mes, pero como las autoridades penitenciarias aún no han formado un pelotón de fusilamiento, el tribunal detuvo las ejecuciones. Una nueva ley exige que los condenados a muerte decidan entre los dos métodos si no cuentan con medicamentos para las inyecciones letales.

La ejecución de Sigmon, de 63 años, estaba programado para este viernes 18 de junio. Él ha pasado casi 20 años en el corredor de la muerte después de ser declarado culpable en 2002 de matar a los padres de su exnovia con un bate de béisbol.

Owens, de 43 años, debía ser ejecutado el viernes 25 de junio. En 1999, el hombre fue declarado culpable de asesinar a un trabajador de una tienda durante una ola de robos.

Falta de inyecciones letales

A los presos condenados a muerte se les negaron las inyecciones letales, la opción que ambos preferían, porque las autoridades penitenciarias no tenían los medicamentos, lo que ha provocado una pausa de 10 años en este método de ejecución en el estado.

La ley, que entró en vigor en mayo, fue diseñada para cubrir un vacío legal que permitía a los presos posponer por un tiempo indeterminado sus ejecuciones si los medicamentos no estaban disponibles.

Por ello, los abogados de Sigmon y Owens refutaron el uso de este método, debido a que sus clientes tienen “derecho a morir por inyección letal”. Ante la Corte Suprema de Carolina del Sur, los letrados solicitaron que se detuviera las ejecuciones de sus clientes hasta escuchar sus apelaciones.

El miércoles 16 de junio, el tribunal falló a su favor, argumentando que a los presos no se le había dado la opción de “elegir la forma de ejecución”. Además, el ente de Justicia recalcó que no deben programarse más ejecuciones hasta que “los protocolos y las políticas para llevar a cabo ejecuciones por pelotón de fusilamiento” estén vigentes.

Pelotón de fusilamiento

Tras la orden judicial, autoridades penitenciarias de Carolina del Sur se encuentran trabajando en la “creación de políticas y procedimientos para un pelotón de fusilamiento”, el grupo encargado de matar a los reos mediante una descarga de disparos.

“Estamos buscando orientación en otros estados para este proceso. Notificaremos a la corte cuando el pelotón de fusilamiento se convierta en una opción para las ejecuciones”, dijo el Departamento de Correcciones de Carolina del Sur.