Ecuador: familia suspende funeral al percatarse de que fallecido “se movía” en el ataúd

Mundo LR

El cuerpo fue trasladado nuevamente hasta un hospital de Quevedo para certificar su muerte. Foto: Twitter
El cuerpo fue trasladado nuevamente hasta un hospital de Quevedo para certificar su muerte. Foto: Twitter

El joven había sufrido un accidente de tránsito, pero su familia no permitió que le hicieran una autopsia.

Publicidad

Una familia ecuatoriana que velaba a un joven fallecido tras sufrir un accidente de tránsito decidió suspender el funeral y sacar a la víctima de su ataúd porque este comenzó a realizar movimientos musculares. El incidente ocurrió en la ciudad de Quevedo y ha conmocionado las redes sociales.

Según medios locales, Jaime Portilla Párraga, de 26 años, murió a bordo de su motocicleta tras chocar con otro conductor mientras participaba en una carrera ilegal. Luego de ser declarado muerto, su familia no permitió que lo sometieran a una autopsia debido a sus creencias religiosas.

Tras llevarlo a su domicilio para ser velado, los familiares pensaron que el joven seguía vivo, debido a que su cuerpo experimentó movimientos musculares. “Para Dios no hay imposibles. Mi hijo tenía signos vitales y, cuando se accidentó, los médicos dijeron que ya estaba sin vida, cuando no fue así. Él tenía signos vitales, pero no lo quisieron atender en el hospital”, explicó Jaime Portilla, padre del fallecido, al diario El Universo.

“Tampoco permitimos que le hagan la autopsia porque somos creyentes cristianos. Lo mantendremos en el velatorio para ver si reacciona porque presenta movimientos musculares”, añadió.

Lazy loaded component

El cuerpo fue llevado en la parte trasera de una camioneta hasta el hospital Sagrado Corazón de Jesús, donde nuevamente se certificó que se encontraba fallecido. Sus familiares expresaron que el joven dejó en la orfandad a una niña de 8 años.

El otro motociclista involucrado en el choque se encuentra internado y su estado de salud es crítico.