Parricidio en España: Justicia revela que agresor ejecutó a sus hijas y las lanzó al mar

Agencia EFE

La Republica
En lo que va del año, 17 mujeres y dos menores fueron asesinados en crímenes machistas en España, según datos oficiales. Foto: captura El País

Tomás Gimeno tiene una orden de captura a nivel global tras ser responsabilizado de un caso de violencia machista que ha conmocionado a toda España. Justicia del país emitió detalles de la investigación.

Publicidad

Tomás Gimeno, el hombre desaparecido junto con sus dos hijas el pasado 27 de abril en la isla española de Tenerife, ejecutó a las menores en su finca antes de arrojar sus cuerpos al mar, según ha revelado este sábado 12 de junio una investigación oficial.

Según datos de un auto judicial, Olivia, la niña mayor, cuyo cadáver fue localizado el pasado jueves dentro de una bolsa de deporte y hundido en el mar a mil metros de profundidad, murió a causa de un edema pulmonar agudo.

De acuerdo con la magistrada encargada de dirigir la investigación, Gimeno, de 35 años, “de manera deliberada, quiso colocar (a su expareja y madre de sus hijas) en la incertidumbre acerca de la suerte o destino que habían sufrido en sus manos Olivia y Anna”, la otra víctima.

En el auto, la jueza deja sin efecto la vigente orden internacional para la detención del presunto parricida por el delito de sustracción de menores y sustituirla por otra por dos delitos agravados de homicidio y uno contra la integridad moral en el ámbito de la violencia de género.

La magistrada expone en el mismo texto los resultados de la investigación, en un relato en el que revela que, desde que se rompió la relación entre los padres de las niñas, hace cerca de un año, Tomás dedicó a su expareja “un trato vejatorio y denigrante” con “comentarios descalificativos, ofensivos y ultrajantes”.

Con ellos, señala, pretendía menospreciar a la madre de sus hijos “por haber rehecho su vida con una nueva pareja” y aseguraba no tolerar “que compartiera momentos con sus hijas”.

La Justicia española ha pedido orden internacional para la detención de Tomás Gimeno por los delitos agravados de homicidio y uno contra la integridad moral en el ámbito de la violencia de género.

La mayoría de los 39 asesinatos de menores por sus padres o las parejas o exparejas de sus madres registrados en España desde 2013 se produjeron tras la separación, el divorcio o el inicio de una nueva relación sentimental por parte de la mujer. El caso de Las niñas de Tenerife sería uno de ellos, pues aún no figura en estadísticas oficiales.

En lo que va del año, 17 mujeres y dos menores fueron asesinados en crímenes machistas en España, según datos oficiales.

Qué es la violencia vicaria

En España se ha documentado el significado de la violencia vicaria, un tipo de agresión contra las mujeres en la que el atacante utiliza a los hijos e hijas como instrumento para maltratar a la madre o la expareja, reseñó elEconomista.es a raíz de este caso.

Sonia Vaccaro, psicóloga clínica y forense, y la persona que acuñó este término, lo calificó en su página web como “el daño extremo” en el cual “el maltratador sabe que dañar, asesinar a los hijos, es asegurarse de que no se recuperará jamás”.

“(Es) aquella violencia que se ejerce sobre los hijos para herir a la mujer. Es una violencia secundaria a la víctima principal, que es la madre. Es a la mujer a la que se quiere dañar y el daño se hace a través de terceros, por interpósita persona”, dijo.