Rousseff: “Victoria de Castillo es un estímulo para las fuerzas progresistas latinoamericanas”

Mundo LR

La Republica
En esta jornada, la Oficina Nacional de Procesos Electorales (ONPE) ingresó el 100% de actas de votación en su sistema. Foto: AFP

La economista y expresidenta de Brasil llamó “presidente electo” al líder de Perú Libre y señaló que “Castillo representa la esperanza de los campesinos, indígenas y trabajadores peruanos”.

Dilma Rousseff, la expresidenta de Brasil, saludó a Pedro Castillo, quien se impone en el escrutinio de Perú frente a Keiko Fujimori. “Saludos al presidente electo del Perú, profesor y sindicalista Pedro Castillo. Su victoria sobre la extrema derecha es un estímulo para las fuerzas progresistas latinoamericanas”, escribió la política este jueves 10 de junio.

Castillo representa la esperanza de los campesinos, indígenas y trabajadores peruanos”, añadió. La gestión de Dilma Rousseff se caracterizó por prometer ante el Congreso, minutos después de asumir el cargo en el 2011, que terminaría con los acuerdos secretos y los esquemas de sobornos en el corazón de la política de Brasil.

Según Reuters, por un tiempo pareció que cumplía su promesa. En su primer año destituyó a siete ministros salpicados por acusaciones de delitos y registró el mayor nivel de aprobación de un presidente desde el regreso de la democracia en 1985.

Foto: captura de Twitter

Sin embargo, cinco años después y en medio de la peor recesión desde la década de 1930, Rousseff fue suspendida del cargo por el Senado para someterla a un juicio político por infringir leyes presupuestarias.

Pese a que no enfrenta ningún cargo de enriquecimiento personal, el fiscal acusó a Dilma Rousseff de obstruir una investigación de corrupción en la estatal Petrobras, el mayor escándalo de la historia de Brasil. La exgobernante encabezó el directorio de la compañía petrolera entre el 2003 y 2010.

¿Cómo va el balotaje en Perú?

El recuento de las elecciones presidenciales de Perú llegó a su recta final entre procesos legales, revisiones de actas y tensiones callejeras, con Pedro Castillo como el candidato más votado y con Keiko Fujimori poco dispuesta a asumir, sin pelear, su virtual derrota.

En esta jornada, la Oficina Nacional de Procesos Electorales (ONPE) ingresó el 100% de actas de votación en su sistema y solo resta por contabilizar un 0,705% del total. Si bien ese porcentaje aún es mayor al que separa a Castillo de Fujimori (0,40 %), es casi imposible en la práctica que se pueda revertir el resultado, recoge EFE.

Hasta este momento, el candidato izquierdista Pedro Castillo tiene el 50,195% de votos válidos (8.803.629 votos) con una ventaja de 68.473 votos frente a la postulante derechista Keiko Fujimori, quien recibió el 49,805% del sufragio.

Entre las actas que restan contabilizar están 608 enviadas al Jurado Nacional de Elecciones (JNE) por presentar votos impugnados, errores de ilegibilidad y otras incidencias, que deberían ser desproporcionadamente favorables a Fujimori para cambiar el resultado.

Ante este escenario, la candidata de Fuerza Popular y heredera política del expresidente Alberto Fujimori (1990-2000) ha pedido la nulidad de 802 actas, que representan más de 200.000 votos, por presuntas irregularidades y un supuesto intento de ‘fraude en mesa’ atribuido al partido de Castillo, Perú Libre.

Con información de EFE.