Nicaragua: la opositora que le plantó cara a Daniel Ortega

Cristiana Chamorro y su legado familiar hoy representan la lucha contra la dictadura en el país.

Presión. EE. UU. pidió la libertad de Chamorro ya que si no, no habría elecciones creíbles. Foto: AFP
Presión. EE. UU. pidió la libertad de Chamorro ya que si no, no habría elecciones creíbles. Foto: AFP
Mundo LR

El País

Cristiana Chamorro, de 65 años y periodista de profesión, curtida como reportera en el diario La Prensa, del que es vicepresidenta, se ha propuesto repetir la hazaña de su madre, sustentada en el legado moral de la exmandataria y de su padre, el periodista Pedro Joaquín Chamorro, asesinado a balazos en 1978 por la dictadura somocista. Los padres de la ahora precandidata presidencial vetada son un referente de la democracia y la libertad en Nicaragua frente a las dictaduras y los regímenes autoritarios que asolan este país desde hace más de medio siglo. El civismo y la defensa de las libertades públicas es el sello de los Chamorro Barrios, una familia en la que destacan conocidos periodistas como Carlos Fernando Chamorro, hermano de la aspirante presidencial, director del digital Confidencial y también perseguido por el régimen.

Hasta su arresto, la precandidatura presidencial de Cristiana Chamorro se situaba como “independiente” de los dos bloques opositores: la Coalición Nacional y la alianza Ciudadanos por la Libertad. Con la decisión de Ortega de anular a la Coalición Nacional —la plataforma que agrupa a los sectores sociales más beligerantes durante las protestas sociales de 2018—, Ciudadanos por la Libertad quedó como la única alternativa de la oposición para competir en las elecciones.

Cristiana Chamorro, así como los precandidatos de la Coalición Nacional, decidieron acudir a Ciudadanos por la Libertad para inscribirse en el proceso y elegir a un único candidato opositor, siendo ella la más popular entre el electorado. Horas después de su acercamiento a la agrupación política, el Gobierno, a través de la Fiscalía, inhabilitó mediante un comunicado a Cristiana Chamorro.

Persecución política

Al Gobierno le estorbó desde el primer momento la candidatura de Chamorro por la fuerza que iba tomando. La vicepresidenta Murillo la ha atacado en repetidas ocasiones en este tiempo, utilizando el apellido Chamorro (una de las familias más influyentes en Nicaragua) de manera despectiva.

El boicot a la precandidatura de Cristiana Chamorro se inició hace tres semanas, cuando la dictadura de los Ortega ordenó a la Fiscalía iniciar una investigación por supuesto lavado de dinero contra la Fundación Violeta Chamorro y su exdirectora por supuestas inconsistencias en los informes financieros, y que a día de hoy no han podido ser demostradas. Aunque no se ha iniciado juicio contra la precandidata vetada, la detención domiciliaria en la que se encuentra ya inhabilita su derecho a optar a un cargo público.

Otro candidato detenido

El candidato presidencial Arturo Cruz fue detenido este sábado en el aeropuerto de Managua cuando regresaba de EEUU al ser sospechado de atentar “contra la sociedad nicaragüense”, informó la Fiscalía.

Cruz “es investigado por la Policía por contar con fuertes indicios de que ha atentado contra la sociedad nicaragüense y los derechos del pueblo”, se señaló.