Turquía bombardea campamento de refugiados en Irak: hay al menos tres muertos

Turquía acusa a las autoridades iraquíes de inacción y bombardea regularmente el norte del país vecino para desalojar a un grupo rebelde que consideran “terrorista”.

Irak denuncia regularmente las violaciones de su territorio y de su soberanía, pero Turquía ha instalado de facto en los últimos 25 años una decena de bases militares. Foto: referencial / AFP
Irak denuncia regularmente las violaciones de su territorio y de su soberanía, pero Turquía ha instalado de facto en los últimos 25 años una decena de bases militares. Foto: referencial / AFP
Agencia AFP

Tres civiles murieron el sábado 5 de junio en el bombardeo de un dron turco contra un campo de refugiados en el norte de Irak, que el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, amenazó recientemente con “limpiar”, sostuvo un diputado kurdo a la AFP.

Turquía acusa a las autoridades iraquíes de inacción y bombardea regularmente el norte del país vecino para desalojar a los combatientes del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), un grupo rebelde turco que el país y sus aliados occidentales consideran “terrorista”.

El bombardeo se produjo horas después de una emboscada del PKK que dejó cinco muertos entre los peshmerga, los combatientes del Kurdistán iraquí, aliado de la capital turca Ankara.

Rashad Galali, un diputado kurdo de Makhmur, enfatizó a la agencia de noticias AFP que el bombardeo con dron tuvo como objetivo “una guardería de niños cerca de una escuela” en el campo de Makhmur, que alberga a refugiados kurdos de Turquía.

“Tres civiles murieron y dos resultaron heridos”, indicó, precisando que no murió ningún menor de edad.

A principios de esta semana, Erdogan había mencionado el campo de Makhmur, en Irak, pero fuera del Kurdistán, a 250 km de la frontera turca, donde las autoridades de Ankara suelen acusar al PKK de imponer la ley.

Lo comparó con los montes Qandil, en la frontera oriental de Irak, la base más importante del PKK, que desde 1984 libra una sangrienta guerrilla en territorio turco que ya dejó más de 40.000 muertos.

Recep Tayyip Erdogan, amenazó recientemente con "limpiar" un campo de refugiados en el norte de Irak. Foto: AFP

Una “incubadora”

“Para nosotros, el tema de Makhmur es tan importante como Qandil. ¿Por qué? Porque Makhmur es casi la incubadora de Qandil [...] Y si no intervenimos, esta incubadora va a seguir produciendo [terroristas]”, dijo el mandatario turco.

La ONU no limpia este lugar, nosotros nos encargaremos”, amenazó. Su país lleva a cabo desde abril una campaña contra el PKK en Irak.

El uso de drones es para los expertos una “revolución” militar porque permiten localizar, identificar y eliminar objetivos en unos minutos.

Turquía los prefiere por su eficacia y su bajo coste para atacar al enemigo antes que adentrarse a pie o en blindados en zonas muy complicadas.

Irak denuncia regularmente las violaciones de su territorio y de su soberanía, pero Turquía ha instalado de facto en los últimos 25 años una decena de bases militares en el Kurdistán iraquí.

El PKK, que se niega a reconocer el gobierno kurdo iraquí y milita por un Kurdistán unificado a caballo entre Siria, Turquía, Irak e Irán, es enemigo de las autoridades turcas, pero también de las de Erbil, la capital del Kurdistán iraquí.