Colombia: expresidente Samper mostró apoyo a observadores de DD. HH.

El exmandatario piensa que el Gobierno colombiano debe reconocer sus responsabilidades por las represiones durante el paro nacional.

Ernesto Samper gobernó Colombia entre los años 1994 y 1998. Foto: Semana
Ernesto Samper gobernó Colombia entre los años 1994 y 1998. Foto: Semana
Agencia EFE

El expresidente de Colombia, Ernesto Samper, cree que el Ejecutivo de su país debe reconocer su responsabilidad por las violaciones de los derechos humanos durante las protestas y “no ponerle un bozal” a quienes quieren observar lo que sucede en el país.

Samper, quien presidió Colombia entre 1994 y 1998, considera que visitas como la que hará la próxima semana la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) al país son indispensables para que se sepa lo que está pasando, especialmente, desde el 28 de abril cuando comenzaron las protestas contra el Gobierno de Iván Duque.

“El Gobierno no le puede poner el bozal a los que quieran venir a ver qué está pasando aquí en derechos humanos, al contrario, si yo fuera presidente, abriría las puertas (a que) venga (la Comisión) no solamente para que observe, sino para que nos ayude a hacer el seguimiento y, sobre todo, para que nos ayude a establecer las responsabilidades y prevenir lo que pueda venir”, dijo.

Las movilizaciones dejan al menos 20 muertos, según la Fiscalía, pero organizaciones como la ONG Temblores señalan que hay 45 homicidios presuntamente cometidos por la fuerza pública, 1.649 detenciones arbitrarias, 65 agresiones oculares y 25 casos de violencia sexual, entre otras violaciones de derechos humanos.

Samper, crítico de Duque por no acelerar la implementación del acuerdo de paz firmado con la guerrilla de las FARC en 2016, ve conveniente que se reconozca la violación de derechos humanos.

“El Gobierno en lugar de reconocer que tenemos un problema con la violación de los derechos humanos, ha tratado de cambiar la imagen que hay internacionalmente sobre Colombia y la violación de los derechos humanos. Ese es un error histórico porque aquí se están violando los derechos humanos de los policías, de los civiles, de los ciudadanos, lo muestran las cifras”, subrayó Samper.

Samper, quien también fue secretario general de Unasur, considera que lo que el país vive hoy es resultado de supuestos incumplimientos del Gobierno de Duque a pactos firmados con los estudiantes en 2019 sobre educación gratuita y acceso a la universidad; del manejo inadecuado de la pandemia y de fallas en la implementación del acuerdo de paz en puntos como reparación a las víctimas, distribución de tierras o sustitución de cultivos ilícitos.

“De tal manera que esos tres incumplimientos graves fueron los que de alguna se acumularon para producir lo que se ha visto en Colombia, que más que una movilización social masiva es un verdadero estallido social”, asegura.

Samper apuesta al diálogo para salir de la situación, aunque considera que hay sectores políticos interesados en construir un escenario de guerra alrededor de las protestas.

“Hay sectores, que se concentran en el Centro Democrático (partido de gobierno), que están interesados en crear un escenario de confrontación, quizás previendo que ese escenario les sirva electoralmente para pedir dentro de un año una mano dura que les permitiría mantenerse en el poder”, puntualiza.