China: “Cuando se trata de robar secretos, EE. UU. siempre ocupa el primer lugar”

Un portavoz del Gobierno chino pide explicación a Washington ante los escándalos de espionaje. “¿Quién demonios está robando información? ¿Y quién es la verdadera amenaza?”, se peguntó.

Wang Wenbin, vocero del Ministerio de Exteriores de China, dijo que EE. UU. le debe una explicación a la comunidad internacional sobre los escándalos de espionaje. Foto: VCG
Wang Wenbin, vocero del Ministerio de Exteriores de China, dijo que EE. UU. le debe una explicación a la comunidad internacional sobre los escándalos de espionaje. Foto: VCG
Mundo LR

Wang Wenbin, vocero del Ministerio de Exteriores de China, afirmó que “cuando se trata de robar secretos, Estados Unidos siempre ocupa el primer lugar en el mundo”. Además, calificó de ‘alucinante’ la cantidad de medios que Washington aplica para hacerlo.

Lo dicho por Wang se produce luego de que se diera a conocer que la Agencia de Seguridad Nacional de EE. UU. (NSA) recibió ayuda de Dinamarca para espiar durante varios años a la canciller alemana, Angela Merkel y a otros políticos europeos.

El representante del Gobierno chino señaló que Washington es capaz de simular señales de estaciones base para acceder y robar datos de teléfonos móviles, convierte las ‘apps’ en unidades de vigilancia, entrar en servidores de nube, conectarse a los cables submarinos, y colocar instalaciones secretas de recolección de Inteligencia en sus embajadas y consulados en todo el mundo “con fines de espionaje”.

A su juicio, el país norteamericano le “debe una explicación a la comunidad internacional”. “¿Quién demonios está robando información? ¿Y quién es la verdadera amenaza?”, se preguntó Wang.

Aseguró, además, que EE. UU. reprime a las empresas extranjeras respetuosas con la ley bajo el pretexto de la seguridad nacional, lo que “expone plenamente su hipocresía y su naturaleza hegemónica”.

EE. UU. debe detener de inmediato su acción ilegal de espionaje masivo e indiscriminado y detener el negocio sucio de reprimir las empresas de otros países bajo el pretexto de la seguridad nacional. EE. UU. debe saldar la deuda que tiene con el mundo”, concluyó Wang.

Por su parte, el presidente francés, Emmanuel Macron, señaló durante esta semana que espera explicaciones de Washington y subrayó que “esto no es aceptable entre aliados”.