Un avión de combate se estrella en pleno desfile militar en Libia

De acuerdo con las autoridades libias, el piloto falleció en el accidente, el cual habría sido producto de una falla técnica.

La Republica
Una fuente de las fuerzas armadas libias dijo a TASS que lo habría producido una falla técnica. Foto: captura de Twitter/@MLNA2021
Agencia AFP

Este sábado 29 de mayo, un avión de combate se estrelló durante un controversial desfile militar en la ciudad de Bengasi, una ciudad del noreste de Libia en la costa del mar Mediterráneo. De acuerdo con RIA Novosti, que cita a una fuente militar, el piloto de un caza MiG-21 de la Fuerza Aérea Libia falleció en el accidente.

En la víspera, el representante oficial del Ejército Nacional Libio (LNA), Ahmad al-Mismari, había indicado que sería el desfile más grande en la historia del Estado con motivo del séptimo aniversario del lanzamiento de la Operación Dignidad.

Imágenes publicadas por la agencia rusa muestran el instante del incidente aéreo. Una fuente de las fuerzas armadas libias dijo a TASS que lo habría producido una falla técnica.

Foto: captura de Twitter/@MLNA2021

“Como resultado del accidente murió el piloto, el general de brigada Jamal bin Amer. A costa de su vida, salvó a los soldados que participaban en el desfile de una catástrofe”, mencionó el testigo. El desfile en el que sucedió la tragedia ha revelado que la división militar se mantiene en Libia.

El vicepresidente del Consejo Presidencial transitorio libio, Abdullah Hussein Al-Lafi, pidió evitar toda acción unilateral de carácter militar, como desfiles o maniobras, sin una autorización previa, en medio de la aguda polémica desatada por una parada organizada por el mariscal Jalifa Hafter, el tutor del antiguo gobierno libio no reconocido en el este del país.

En un comunicado oficial, Al Lafi advirtió que este tipo de actos unilaterales “podrían obstruir el proceso de transición democrática y amenazar la paz civil”.

Foto: captura de Twitter/@MLNA2021

La controversia estalló esta semana después de que Hafter, oficialmente líder del Ejercito Nacional Libio —una fuerza principalmente formada por milicias del este y el sur del país a la que apoyan mercenarios rusos, sudanés y árabes, entre otros— invitara al nuevo Gobierno Nacional de Unidad transitorio (GNU) a un desfile con motivo del séptimo aniversario de la conocida como Operación Dignidad.

El mariscal lanzó la ofensiva en mayo de 2014 con el objetivo declarado de luchar contra los focos yihadistas en el este del país y bajo el paraguas del Parlamento recién elegido, que había tenido que huir a la ciudad oriental de Tobrouk después de que el Gobierno islamista que entonces dominaba en Trípoli no reconociera el resultado de los comicios.

El conflicto quebró en dos mitades el país, una dominada por el antiguo Gobierno, que fue sustituido dos años después por un Gobierno de Acuerdo Nacional (GNA) sostenido por la ONU en Trípoli, y la otra bajo un segundo Gobierno tutelado por Hafter y no reconocido por la comunidad internacional.