LO ÚLTIMO - ¡Reventó el pozo de la Tinka! Afortunado ganador se llevó más de 3,8 millones de soles

Médicos temen el surgimiento de nueva variante en los Juegos Olímpicos

El Sindicato Nacional de Médicos de Japón advirtió que si se realiza el evento, puede surgir una variante más peligrosa y resistente a las vacunas.

Imagen real del SARS-CoV-2 en tres dimensiones. Foto: EFE
Imagen real del SARS-CoV-2 en tres dimensiones. Foto: EFE
Agencia EFE

El Sindicato Nacional de Médicos japoneses, que a mediados de mayo presentó una petición al Gobierno para que se cancelen los Juegos Olímpicos de Tokio, dijo hoy que su llamamiento busca evitar cualquier riesgo de que surja una nueva variante de coronavirus.

“No podemos permitir la potencial aparición de otra mutación más peligrosa resultante de los Juegos Olímpicos”, sentenció este miércoles el presidente del sindicato, el doctor Naoto Ueyama, en una rueda de prensa celebrada en el Club de Corresponsales Extranjeros en Tokio.

Ueyama argumentó que si el virus mutara por la convergencia de otras variantes como la británica, la brasileña y la india durante el evento deportivo y sugiera una nueva “que afecte a la eficacia de las vacunas o haga que los niños enfermen gravemente, no supondrá un problema solo para Japón, sino para todo el mundo”.

Ueyama, facultativo especializado en medicina interna en un hospital de Saitama, al norte de Tokio, acusó al Comité Olímpico Internacional (COI) y al Gobierno nipón de “subestimar este peligro” y de “poner en riesgo las campañas de vacunación” a nivel global.

La vacuna no es una panacea

Según los cálculos más recientes de los organizadores de Tokio 2020, se prevé que unos 15.000 atletas y 78.000 miembros de la familia olímpica y otros participantes viajen a Japón. El COI ha señalado que esperan que más del 80% lleguen vacunados.

“La vacuna no es una cura y hemos visto que otras variantes se están propagando en países que adoptaron medidas más estrictas, como Taiwán o Vietnam”, señaló Ueyama.

El japonés recordó que las vacunas existentes no previenen los contagios, sino el desarrollo de síntomas graves, y que la mayoría de la gente involucrada en los JJ.OO. y los voluntarios japoneses no tendrán un trato preferente para la inmunización.

La campaña de vacunación en Japón, con alrededor de un 6% de su población inoculada al menos con una dosis y que actualmente está destinada a sanitarios y mayores de 65 años, es “embarazosamente lenta” y el grupo de edad al que se está inmunizando tiene poca conexión con los Juegos, expuso el médico.

“Si surge una nueva variante resistente a las vacunas, dará igual el porcentaje de inmunizados” que haya alcanzado cada país, añadió.