Unicef pidió cese al fuego a Israel y Palestina para ayudar a damnificados

La organización demanda que se establezcan “corredores humanitarios” a fin de que se puedan llevar a la Franja de Gaza suministros esenciales para atender a las víctimas del conflicto.

Miles de infantes se han visto afectados producto del enfrentamiento bélico entre Israel y Palestina. Foto: EFE
Miles de infantes se han visto afectados producto del enfrentamiento bélico entre Israel y Palestina. Foto: EFE
Mundo LR

El Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) pidió alto al fuego a Israel y Palestina para llevar ayuda humanitaria a las personas que han sido afectadas por los constantes ataques aéreos que se han registrado en los últimos días, entre los cuales se encuentran cerca de 250.000 niños que requieren servicios de salud mental y protección.

“Unicef pide el cese inmediato de las hostilidades, por motivos humanitarios, para permitir la entrada de personal y suministros esenciales, incluyendo combustible, suministros médicos, kits de primeros auxilios y vacunas contra la COVID-19”, dijo la directora ejecutiva de la organización, Henrietta Fore.

Fore demandó a los territorios en conflicto que “se establezcan corredores humanitarios” para que se puedan entregar “suministros de manera segura, para que las familias puedan reunirse y acceder a los servicios esenciales, y para que los enfermos o heridos puedan ser evacuados”.

Además, lamentó que entre los cerca de 220 muertos por los bombardeos figuren alrededor de 60 infantes, y que cerca de un millón de niños y niñas en Gaza estén sufriendo las consecuencias del enfrentamiento bélico en Medio Oriente, “con ningún lugar seguro al que ir”. “Se han perdido vidas y hay familias destrozadas”, acotó.

Se necesita una solución política “a largo plazo”

En otro momento, la directora ejecutiva de la UNICEF resaltó que los ataques aéreos han llegado a afectar “infraestructura esencial” en la Franja de Gaza, entre ellas “al menos cuatro instalaciones sanitarias y 40 escuelas”, las cuales sufrieron daños materiales. También advirtió sobre la falta agua en la región y el problema que esto podría conllevar en la salud de las personas.

“Los ya debilitados sistemas de agua y saneamiento se han visto más comprometidos todavía como resultado de esta última escalada de violencia”, alertó, antes de añadir que unos 325.000 ciudadanos “necesitan estos servicios, sin los cuales tienen más probabilidades de contraer enfermedades infecciosas potencialmente mortales”.

Por último, señaló que “cada día que se alarga el conflicto acarrea sufrimiento para los niños de todo el Estado de Palestina e Israel”. “Niños que necesitan un alto el fuego ya, así como una solución política a largo plazo para el conflicto en general. Se merecen mucho más que este horrible ciclo de violencia y miedo que dura ya demasiado tiempo”, concluyó.

Las autoridades de Gaza reportaron la muerte de 217 personas, entre ellos 63 menores de edad, por los bombardeos contra el enclave. A esta cifra se debe sumar la muerte de doce ciudadanos en Israel, incluidos un niño, una mujer india y dos tailandeses, y la de más de 20 palestinos en Cisjordania en el marco de las últimas movilizaciones para condenar la ofensiva contra Gaza y los incidentes en Jerusalén.

Podcast LR: escucha el informe matinal

Lazy loaded component