EE. UU.: hallan cadáver momificado que sería de lideresa de secta

Se trataría del cuerpo de Amy Carlson, quien dirigía la secta Love Has Won en Colorado.

La policía hallo el cadáver de la líder de la secta Love Has Won, Amy Carlson
La policía hallo el cadáver de la líder de la secta Love Has Won, Amy Carlson
Mundo LR

Era la tarde un miércoles por la noche de finales de abril cuando el alguacil del condado de Saguache (Colorado, Estados Unidos) le pidió al cabo Steven Hansen que investigara informes sobre una muerte. Le dijeron que se había encontrado un cuerpo en una casa en una remota calle sin salida cerca de Moffat, un pueblo rodeado de montañas de unos 100 habitantes.

Horas después, el agente ejecutó una orden para registrar la casa. Una vez dentro, quedó perturbado por lo que vio. En una de las habitaciones había un altar para lo que Hansen describió como los restos momificados de lo que parecía ser una mujer.

Colocado en la cama, el cuerpo de la mujer estaba envuelto en un saco de dormir adornado con luces de Navidad y con maquillaje de brillantina alrededor de los ojos.

Se cree que el cuerpo es de Amy Carlson, de 45 años de edad, lideresa espiritual de Love Has Won (“El amor ha ganado”), un grupo religioso calificado como secta por los críticos y la Policía. Para confirmarlo, el forense necesita comprobar los registros dentales, porque el cuerpo está tan descompuesto que no se pueden obtener las huellas digitales. Cree que la mujer debe estar muerta desde marzo.

Si bien no había pruebas de delito, siete personas sospechosas de pertenecer a Love Has Won fueron arrestadas en la casa y acusadas de manipular un cadáver. “Nunca he visto un grupo de gente tan despreocupada con respecto a una persona muerta”, le dijo Hansen a medios locales.

La Policía arrestó a siete personas sospechosas de pertenecer al grupo, incluidos Obdulia Franco, de 52 años, y Jason Castillo, de 45 años. Nada de esto llegó como una gran sorpresa para los familiares de Carlson, quienes están casi seguros de la identidad del cuerpo.

“Sabemos que ella no es completamente inocente en toda esta situación, porque eligió unirse a este culto”, le dijo a BBC Chelsea Renninger, la hermana menor de Carlson. “Pero al mismo tiempo, no se merece lo que le pasó al final. Ningún ser humano se merece eso”, agregó.

Durante años, Renninger estaba segura de que el liderazgo de su hermana en Love Has Won acabaría en tragedia.