Banda compraba bebés venezolanos en Colombia y los vendían en Europa

La red de trata de personas captaba a embarazadas en precaria situación que llegaban a Cúcuta. Al final, los bebés eran vendidos en Europa a un precio que rondaba los 12.000 euros.

Dos de los capturados fueron dejados en libertad, pero las investigaciones continúan en Colombia. Foto: El Tiempo
Dos de los capturados fueron dejados en libertad, pero las investigaciones continúan en Colombia. Foto: El Tiempo
Mundo LR

Autoridades en Colombia desarticularon una presunta banda que traficaba bebés, mayormente de nacionalidad venezolana, desde Cúcuta hacia Europa, donde cobraban entre 10.000 y 12.000 euros luego de entregar a los recién nacidos.

En un reporte del 1 de mayo, publicado por el medio local La Opinión, se informó que se trata de una operación de dos meses encabezada por el Grupo de Articulación Operacional de Policía Judicial de Migración Colombia y por la Fiscalía.

La red de trata de personas buscaba a mujeres venezolanas que estuvieran embarazadas y que hayan arribado a Colombia por las malas condiciones de vida en Venezuela, para luego convencerlas de vender a sus hijos recién nacidos ofreciéndoles entre dos y cuatro millones de pesos.

Cúcuta es la primera ciudad extranjera a donde suelen llegar las personas migrantes y refugiadas que abandonan Venezuela ante la crisis del país. Fronteriza con la localidad venezolana de Táchira, esta ciudad colombiana se convirtió en el epicentro de la presunta banda.

En el informe de la investigación, nombrada Natus, se reseñó que, aparte de registrar bebés, tramitaban identidades a venezolanos, cubanos, dominicanos y otros extranjeros —incluidos delincuentes y redes de prostitución—, según el diario El Tiempo.

“La organización delincuencial estructuró su portafolio de servicios criminales, abordando mujeres en estado de gestación; especialmente venezolanas, para que una vez nacidos los menores estos fueran entregados para ser vendidos”, se lee en el texto oficial.

Aclararon que también incluían en sus operaciones a mujeres colombianas. “Hemos declarado una lucha frontal contra redes de tráfico de personas y explotación sexual y laboral, que no solo afectan a nuestros nacionales sino a otras nacionalidades”, afirmó el director de Migración Colombia, Juan Francisco Espinosa.

El 30 de abril, efectivos capturaron a seis personas, incautaron las pruebas y se detuvieron a tres más en flagrancia. Igualmente, rescataron a un bebé que fue encargado al sistema Bienestar Familiar.

“No vamos a detenernos ante este flagelo que consideramos de la mayor gravedad”, añadió Espinosa.