Los Biden incorporan un gato a la Casa Blanca

Se trata de la llegada de un primer felino a la residencia presidencial de Estados Unidos, algo que se rumoreaba desde hace tiempo.

La Republica
“Sí, es cierto”, dijo la primera dama Jill Biden al comentar la novedad en el programa Today de NBC. Foto: AFP
Agencia AFP

Conocidos por su afición a los perros, los Biden llevaron ahora a la Casa Blanca a un gato. “Sí, es cierto”, dijo la primera dama Jill Biden al comentar la novedad en el programa Today de NBC, en una entrevista transmitida el viernes 30 de abril.

La llegada de un primer felino a la Casa Blanca, que se rumoreaba desde hace mucho tiempo, significa un nuevo desafío para el bullicioso pastor alemán Major, de la pareja presidencial.

El joven ex perro de rescate, un fiel compañero de otro pastor alemán, Champ, mucho mayor, sigue desde abril en sesiones para mejorar su comportamiento tras haber protagonizado varios incidentes de mordeduras.

El presidente Joe Biden dijo que el comportamiento poco presidencial del perro se debió a que el can se vio sorprendido por la masiva presencia de agentes del Servicio Secreto y otras personas en el concurrido complejo de la Casa Blanca.

Ahora, el ansioso Major también tendrá que usar sus nuevas habilidades con un gato. “Eso fue parte de su entrenamiento. Lo llevaron a un refugio con gatos y le hizo bien”, dijo Jill Biden.

El gobernante estadounidense celebró el 50 aniversario del sistema nacional de trenes Amtrak e instó a aumentar sustancialmente los fondos para remodelar la red ferroviaria en el marco de su gigantesco plan de inversión en infraestructuras de 2,3 billones de dólares.

Biden fue un asiduo pasajero de tren, por lo que fue apodado ‘Amtrak Joe debido a los viajes diarios entre Washington y su casa en Delaware durante sus 36 años como senador.

Hablando en un andén de la estación de la calle 30 en Filadelfia, Biden recordó extensamente aquella odisea, llamando “familia” a los conductores y al resto del personal de Amtrak que conoció durante esos años.