URGENTE - Luis Advíncula sufrió desgarro y se perdería el repechaje rumbo a Qatar

Argentina: pasó 23 días internado por COVID-19 y salió con 20 kilos menos

Andrés Valenzuela fue ingresado de urgencia, con 29 años era el más joven en la sala. “Me fui solo siete días de vacaciones porque las necesitaba y me contagié, nadie está exento”.

Tanto él como su novia se contagiaron de coronavirus en Argentina, pero solo Andrés Valenzuela tuvo un cuadro grave. Foto: Infobae
Tanto él como su novia se contagiaron de coronavirus en Argentina, pero solo Andrés Valenzuela tuvo un cuadro grave. Foto: Infobae
Mundo LR

Andrés Valenzuela trabaja de forma independiente en Argentina y en los últimos meses casi ni salía de su casa para evitar contagiarse de coronavirus. Sin embargo, se tomó una semana libre y terminó entubado por la COVID-19. Y luego de tres semanas su vida cambió.

En entrevista con el portal de noticias local Infobae, contó su historia producida tras vacacionar en la localidad de Tandil, donde se instaló en una cabaña junto a sus padres y su novia. Los cuatro se infectaron de coronavirus SARS-CoV-2.

“Tenía miedo por mi padre, que tiene 65 años y enfermedades preexistentes, como diabetes y mal de chagas, pero al final fui yo el que peor la pasó”, declaró Valenzuela.

A sus 29 años debió ser internado de urgencia en el Hospital Durand, situado en Buenos Aires, por atravesar una neumonía bilateral. En los días previos, su fiebre se mantuvo en 38,5 grados.

Argentina es uno de los países más afectados por la segunda ola de coronavirus. Foto: captura de Twitter

“En seguida me pusieron oxígeno (...). Al día siguiente empeoré, así que me colocaron una máscara de oxígeno de 15 litros, que es el máximo que te pueden dar en una habitación común. Estuve varios días así y, además, tomando corticoides pero el cuadro no mejoraba y los médicos me decían que me iban a tener que entubar”, comentó.

Posteriormente, debió ser trasladado a terapia intermedia porque su cuadro no mejoraba. La idea era que contara con una cama y un respirador por si lo necesitaba. En ese lugar estuvo cuatro días, en los cuales fue el paciente más joven de la sala.

“Los médicos me decían me iban a entubar y a mi novia le avisaban que se preparara para lo peor”, reveló Valenzuela. “Cuando empecé a mejorar me mandaron a una habitación, pero me volvieron a poner la máscara de oxígeno. En los 23 días que estuve internado no pude dormir, porque tenía mucho miedo de ahogarme”.

Así como miles de personas en el mundo quedó con algunas secuelas de la COVID-19, como trastorno de ansiedad generalizada. “Necesité una semana más, para que me fueran bajando la cantidad de oxígeno que necesitaba. No podía caminar porque perdí mucha masa muscular. En 23 días perdí 20 kilos. Salí muy descompensado”, contó.

Lazy loaded component

Tres semanas después de haber recibido el alta médica pudo recuperar la musculatura y la capacidad respiratoria. “Entre una cosa y la otra, pasé dos meses con todo esto. Me tocó un equipo médico muy bueno, que me atendió hasta que pude salir caminando. Muy despacio, pero por mis propios medios”, afirmó.

“Yo trabajo por mi cuenta y si me enfermo no cobro. Pero a pesar de eso, entiendo que haya medidas de fuerza para cerrar e impedir la circulación, porque si no tenés salud, no tenés nada”, declaró Valenzuela.

Y precisamente, el viernes 30 de abril, el presidente argentino Alberto Fernández prorrogó por tres semanas un toque de queda nocturno así como la suspensión de clases presenciales en Buenos Aires y su periferia, debido al aumento de contagios de coronavirus.

En toda la Argentina quedan suspendidos los viajes en grupos, las reuniones sociales de más de 10 personas y la asistencia al trabajo de personas con factores de riesgo.

“Me cuidé muchísimo todo el año pasado. Como podía trabajar desde mi casa, evitaba salir. No vi para nada a mis amigos, no salí a ningún lado. Me cuidé un montón y, haberme enfermado de COVID-19, fue un golpe duro. Me fui solo siete días de vacaciones porque las necesitaba y me contagié. Nadie está exento”, resaltó Valenzuela.