AHORA - Lionel Messi se va del Barcelona: el mundo del fútbol reacciona a la salida del jugador

Adolescente tose cada dos segundos pese a haber superado la COVID-19

Mundo LR

El único momento en el que Verena no tose es al dormir, pero conciliar el sueño con este problema persistente tampoco resulta sencillo. Foto: captura / La Vanguardia
El único momento en el que Verena no tose es al dormir, pero conciliar el sueño con este problema persistente tampoco resulta sencillo. Foto: captura / La Vanguardia

Este curioso caso de COVID-19 es el primero en España y sus padres están desesperados por encontrar una solución.

Publicidad

Tras haber superado la COVID-19, una joven española de 16 años continúa viviendo una pesadilla desde hace seis meses. Verena García sufre de una tos persistente que no la deja terminar una frase, tiene problemas para dormir y no sale a la calle por temor a llamar la atención.

Según informó RTVE, la joven se contagió de coronavirus en octubre y más de seis meses después sigue tosiendo de forma involuntaria y compulsiva, una condición que le ha cambiado rotundamente la vida y necesita ayuda psicológica.

“Cuando sales, la gente te mira, cuchichea, se aparta y eso no es algo que le haga sentir bien a nadie”, sostuvo la adolescente a RTVE. Verena debe comer siempre sola porque al toser todo el tiempo no puede masticar de forma normal y acaba expulsando la comida.

El único momento en el que Verena no tose es al dormir, pero conciliar el sueño con este problema persistente tampoco resulta sencillo.

Lazy loaded component

Durante su enfermedad por SARS-CoV-2 tuvo poca fiebre, pero a los 3 días empezó a experimentar “un dolor de garganta y empecé a toser tan fuerte que me caía redonda al suelo”.

La joven también refiere que padece de inflamación en las articulaciones. “Me levanto y a veces tengo una mano que parece un globo y a los dos o tres días ha bajado”, contó. Además, la tos afecta a su nervio óptico y al oído.

Este curioso caso de COVID-19 es el primero en España y sus padres están desesperados por encontrar una solución. “Antes tosía sangre, pero ha llegado un momento en el que mi garganta ha hecho callo y ya no toso sangre”, relata Verena.

El sábado 1 de mayo, un equipo de neurólogos empezará a tratar a la adolescente. Hasta el momento, los médicos han descartado tics, alergias. Se cree que es una orden errónea que el cerebro de la joven envía a su cuerpo.