¿Cuál es la lección que Pedro Castillo debe aprender del Ecuador según Pepe Mujica?

Adolfo Cuicas

En Ecuador venció la derecha con Guillermo Lasso, a pesar de que el abanderado de Rafael Correa se había impuesto con holgura en la primera vuelta. Foto: composición de Gerson Cardoso/La República
En Ecuador venció la derecha con Guillermo Lasso, a pesar de que el abanderado de Rafael Correa se había impuesto con holgura en la primera vuelta. Foto: composición de Gerson Cardoso/La República

Pepe Mujica le pidió a Pedro Castillo “tener en cuenta lo que pasó en Ecuador”. Dos semanas después, el aspirante de Perú Libre ha visto reforzado su favoritismo en Perú.

Uno de los primeros líderes de la izquierda latinoamericana en pronunciarse sobre el triunfo en primera vuelta del candidato de Perú Libre, Pedro Castillo, fue el expresidente uruguayo José ‘Pepe’ Mujica, quien le aconsejó aprender de las elecciones en Ecuador.

“Es interesante (el candidato Castillo). Por lo menos parece que se está dibujando una fuerza (…). Realmente hay mucho que sumar y, como tal, tal vez tener en cuenta lo que acaba de pasar en Ecuador”, aseguró el ex jefe de Estado (2010-2015) entrevistado el pasado 13 de abril por la agencia Sputnik.

El domingo 11 de abril, en la misma jornada en que Castillo salió victorioso con 19,099% de votos ante el 13,368% de Keiko Fujimori (Fuerza Popular), el conservador Guillermo Lasso ganó la segunda vuelta de las elecciones presidenciales ante el progresista Andrés Arauz.

Lasso obtuvo el 52,36% de los sufragios, un 4,72% más que Arauz (47,64%), delfín del exmandatario Rafael Correa que había triunfado con más de 10 puntos de ventaja en la primera vuelta.

Lasso asumirá el poder el próximo 24 de mayo en Ecuador. Infografía: La República

“¿La fuerza medianamente progresista y un poco de centro no podrán conformar algo? Esa es la gran interrogante en Perú”, cuestionó Mujica.

Lo que sucedió en Ecuador

Mónica Banegas Cedillo, experta ecuatoriana de la Red de Politólogas, indicó que, efectivamente, la división de la izquierda favoreció a Lasso, luego de que el líder indígena Yaku Pérez —quien no accedió al balotaje por menos de 40 décimas— llamara a votar nulo.

“Pero, más que eso, la pérdida de Arauz se debió al hartazgo de un modelo de dicotomía entre los correístas y los anticorreístas, que en algún momento llegó a significar entre los votantes los buenos y los malos, el pueblo y la élite, los pobres y los ricos, la izquierda buena versus la derecha mala; mientras Lasso cambió su mensaje hacia un ‘encontrémonos’ todos”, dijo.

Banegas Cedillo, la primera mujer directora del Instituto de la Democracia del Consejo Nacional Electoral de Ecuador, resaltó que en los comicios de febrero hubo 9,55% de los electores que anularon su voto y que en la segunda vuelta llegó casi al doble (17%).

Lazy loaded component

Además, aseguró que “la mayoría de los votantes de Yaku en la primera vuelta votó por Lasso en la segunda”, a pesar de que en teoría las semejanzas programáticas las tendrían con Arauz.

“Si los líderes de estas organizaciones políticas llamaban a sus bases a unirse y votar por Arauz, seguramente sí ganaba nuevamente la izquierda”, afirmó en referencia a Pérez y Xavier Hervas, quien quedó en cuarto lugar con 15,68%.

El panorama en Perú

Especialistas consultados por este diario coincidieron en que, en Perú, el escenario es desemejante, a pesar de que la segmentación del bloque izquierdista se ha registrado en múltiples ocasiones.

Cristhian Jaramillo, licenciado en Ciencia Política y Gobierno por la Pontificia Universidad Católica del Perú (PUCP), recordó que esta partición se ha visto con los pensamientos de Karl Marx y, más adelante, Mao Tse-Tung, hecho atribuible también a la realidad peruana.

“En general, los movimientos de izquierda son bastante heterogéneos entre sí. Los marxistas, los maoístas, los trotskistas, en su momento, si bien eran considerados de izquierda por compartir una ideología similar, tenían métodos muy distintos en saber cómo se gobierna. El mismo debate se puede dar entre la izquierda limeña y la izquierda provinciana”, acotó.

Al estar Castillo “asumiendo el liderazgo y separando a Vladimir Cerrón de la vocería de Perú Libre”, Jaramillo consideró que el profesor trata de garantizar todas las opciones.

Por su parte, la doctora por la Universidad Libre de Berlín (Alemania), Mayte Dongo, puntualizó que “hay varios tipos de izquierda”; empero, por encima de eso, “en Perú hay un voto a favor de un cambio”.

El exdignatario boliviano Evo Morales ha expresado en varias ocasiones su respaldo a la candidatura de Pedro Castillo. Foto: Twitter/@evoespueblo

“Las personas que van a la segunda vuelta van con otros criterios. Muchos de los que van a votar por él no necesariamente confían en él, (...) no necesariamente por tener militancia de izquierda, sino porque el antifujimorismo es muy fuerte en nuestro país”, recalcó.

Jaramillo puso en duda, inclusive, que a Castillo “le interese unificar la izquierda”, dado el horizonte electoral. “La izquierda, en general, en el Perú nunca ha estado tan unida, en parte porque les falta una figura que calme sus diferencias y genere consenso”.

Por este motivo Jaramillo no cree que haya grandes semejanzas para ‘aprender’ de lo sucedido en Ecuador. “Son dos procesos bastante distintos, no hay muchas lecciones que extrapolar del caso ecuatoriano al caso peruano”.

Solo se refirió a la posible generación de una actividad conjunta de las comunidades ancestrales. “Si Pedro Castillo puede articular y puede crear un movimiento indigenista aun está por verse; aun es muy temprano como para lanzar juicios o comparaciones de este tipo”, adicionó.

“Me parece completamente probable, incluso si hay cierto alineamiento en torno a la segunda vuelta. Hay diferencias importantes entre los que se suelen considerar como grupos de izquierda y eso se va a reflejar en un eventual gobierno”, resaltó Dongo.

Ecuador y Perú enfocados

Contrario a los sufragios en Ecuador, donde Lasso y Arauz llegaron al 11 de abril en empate técnico, Castillo sí ha expandido su distancia de acuerdo con la encuesta del Instituto de Estudios Peruanos (IEP) elaborada para La República.

Castillo casi duplica a Fujimori en las preferencias de la ciudadanía. En un sondeo realizado del 17 al 21 de abril, el aspirante de Perú Libre aparece con 41,5% frente al 21,5% de la antigua congresista.

“Lo que ocurrió en Ecuador, creo que es un caso bastante extraordinario para el análisis. Yaku se quedó por muy poco. La gran diferencia es que el caso ecuatoriano ha logrado articular un movimiento indigenista. En el Perú, Pedro Castillo no es un líder indigenista”, precisó Jaramillo.

Keiko Fujimori solo supera a Pedro Castillo en los estratos socioeconómicos más altos del Perú, conforme al estudio del IEP. Foto: La República

Como investigador por el Grupo de Investigación de Partidos Políticos y Elecciones de la PUCP, añadió que “la segunda diferencia es que el movimiento Pachakutik —brazo político de la comunidad indígena— nace en base a la oposición al correísmo”.

“Las fricciones del movimiento indígena durante el gobierno de Correa le pasaron factura a Andrés Arauz; como consecuencia, Lasso captó en mayor medida el voto indígena ubicado en las sierra ecuatoriana”, opinó Banegas Cedillo.

La internacionalista Dongo recordó que, al final de su mandato (2007-2017), Correa recibió muchas críticas tanto de la sociedad civil como de personas que podrían considerarse de izquierda.

Por lo tanto, mencionó que “tal vez a lo que apunta Mujica en su llamado a la izquierda peruana es a mantener cierta unidad en algunas cosas básicas, porque evidentemente hay también diferencias muy marcadas entre esas izquierdas”.

"Sinceramente creíamos que ganábamos", admitió Rafael Correa. Foto: captura de Twitter

Mujica hace referencia a que la izquierda se une en torno a ideas, pero también se divide en torno a ideas; y considerando que las izquierdas en el Perú son varias, (...) hay bastantes diferencias y por eso se han presentado en diferentes listas”, reiteró Dongo.

No obstante, a pesar de las discrepancias en tópicos como derechos LGTBIQ+, respeto a las minorías o el aborto, el IEP reveló este domingo 25 de abril que la mayoría de votantes de Verónika Mendoza (Nuevo Perú) y Yonhy Lescano (Acción Popular) votará por Castillo.

Este escenario es diametralmente opuesto a la situación de Arauz en Ecuador, donde analistas han expresado que “tampoco pudo aglutinar a la izquierda” y simplemente se nutrió del voto duro del correísmo.

En cambio, “Lasso logró captar el voto del centro izquierda y de los indecisos: los que antes votaron por Hervas y Yaku”, agregó Banegas Cedillo. Por su parte, Castillo contará con “muchos de los indecisos de Nuevo Perú”, proyectó Dongo luego de que el movimiento fundado por Mendoza respaldara su postulación.

“El consenso caló en los votantes que añoran justicia social con libertad, unión, y, sobre todo, discrepar, sin que esto conlleve a formar parte de una lista negra, una lista negra que suele estar en el discurso político de las izquierdas revanchistas y con hambres atrasadas”, resumió la política ecuatoriana.