Brasil: aborto legal por telemedicina se abre paso a raíz de la COVID-19

La pandemia complicó la situación de las mujeres brasileñas que requerían un aborto legal, pues los centros de salud que lo realizaban suspendieron sus servicios.

Especialista señala que las pacientes les expresan su “gratitud” y “alivio” tras el procedimiento. Foto: Mauro Pimentel / AFP
Especialista señala que las pacientes les expresan su “gratitud” y “alivio” tras el procedimiento. Foto: Mauro Pimentel / AFP
Agencia EFE

En Brasil, la pandemia por el coronavirus favoreció la atención de abortos legales a través de la telemedicina, modalidad que ya se realizaba en Canadá y Reino Unido, pero que se veía lejana en el país latinoamericano por la criminalización que existe hacia este procedimiento.

Solo las personas que han sido víctimas de violencia sexual o las gestantes, cuyas vidas corran peligro, están permitidas de abortar en Brasil. La interrupción del embarazo vía telemedicina permite que ellas puedan hacerlo en sus casas mediante fármacos y bajo supervisión médica constante.

Desde que empezó la pandemia, las restricciones de movilidad complicaron la situación de las mujeres que deseaban interrumpir sus embarazos, pues muchos centros de salud que realizaban este procedimiento suspendieron sus servicios.

Por eso, Núcleo de Atención Integral a Víctimas de Agresión Sexual (Nuavidas), programa del Hospital de las Clínicas de la ciudad suroriental de Uberlandia, ofreció esta alternativa.

Aunque se supone que todos los centros de salud públicos deberían realizar abortos legales, menos de 50 establecimientos lo ofrecen, ya que muchos médicos utilizan la objeción de consciencia para no practicarla.

aborto en Ecuador

Puesta en práctica y resultados

El programa Nuavidas diseñó un protocolo para aplicar el aborto mediante telemedicina y lo puso en consideración del Consejo de Ética del Hospital. “Nos basamos mucho en las experiencias europeas y norteamericanas, en términos de evidencias científicas y de seguridad del tratamiento”, dijo Helena Paro, médica ginecobstetra y profesora de la facultad de Medicina de la Universidad Federal de Uberlandia a EFE.

El protocolo se aprobó y comenzó a realizarse el servicio de aborto legal, las paciente solo deben hacerse por su cuenta una prueba de orina para confirmar su estado. Hasta el momento, 15 mujeres han interrumpido sus embarazos. Se planea replicar este proyecto en otras regiones y que se mantenga activo no solo en pandemia.

Las que acuden a esta práctica son principalmente víctimas de violación, quienes no tienen que presentar la denuncia, solo llegan al centro médico y piden el servicio. En Nuavidas, la primera cita es presencial, donde la persona en atendida por médicos y psicólogos quienes le explican a detalle el procedimiento, síntomas y cómo aplicar los medicamentos.

La experta señala que las pacientes les expresan su “gratitud” y “alivio” tras la interrupción voluntaria del embarazo, pues reciben un servicio que no las expone al estrés o prejuicios que pueden implicar una praxis presencial y sin enfoque en derechos reproductivos.