ALERTA - Congreso no admite a debate moción de vacancia contra Pedro Castillo

Colombia: antes de morir joven donó sus zapatos a migrante que iba descalzo

“Antes de irse nos dejó un mensaje muy grande, que es literal: ponerse en los zapatos del otro”, contó uno de los amigos del popular Sid Mantilla.

El hecho ocurrió en el municipio colombiano de Bucaramanga, donde tan solo unos minutos después de la donación de los zapatos el joven fue atropellado. Foto: captura de video/Noticias Caracol
El hecho ocurrió en el municipio colombiano de Bucaramanga, donde tan solo unos minutos después de la donación de los zapatos el joven fue atropellado. Foto: captura de video/Noticias Caracol
Mundo LR

Duván Mantilla, más conocido como Sid Mantilla o Crestaman en redes sociales, falleció recientemente en el municipio Bucaramanga, departamento de Santander (Colombia), solo minutos después de realizar su última obra social.

Mantilla, de 24 años, era paramédico de profesión que llegaba a todos los rincones de los barrios más vulnerables con mercados y ropa, reseñó el diario local El Tiempo.

El domingo 18 de abril, cuando viajaba en su motocicleta en la vía entre San Gil y Bucaramanga, se encontró a un migrante venezolano descalzo, a quien le donó sus zapatos antes de seguir su camino en medias. Un hecho que quedó grabado en video y difundido en redes sociales.

Luego de regalarle sus zapatos al migrante, quien caminaba con su hija en brazos, perdió la vida atropellado. Al parecer se trató de un camión, manejado por un conductor que se dio a la fuga.

“El vehículo tractocamión posiblemente atropella la persona, unas personas que iban detrás dan aviso a la Policía, posiblemente esta persona (el conductor) no se percata de los hechos; eso dentro de la investigación se establecerá”, dijo el mayor Fabio Sierra, jefe de la Policía de Tránsito de Santander, citado por Noticias Caracol.

Tanto su familia como sus amistades han pedido justicia por este suceso, al tiempo que lo recuerdan como una persona muy solidaria y empática.

“Yo quisiera que diera la cara ese señor, al menos que me diera la cara y que diga por qué”, deploró Marleni Mantilla, tía de la víctima. “Lo recordaremos por todas las labores sociales y antes de irse nos dejó un mensaje muy grande, que es literal: ponerse en los zapatos del otro”, destacó Fernando Ramos, uno de sus amigos.

En Colombia se han contabilizado hasta 1,8 millones de personas migrantes y refugiadas provenientes de Venezuela.