“Argentina vive el peor momento de la pandemia”, dice ministra de Salud

Gobierno aplicó nuevas restricciones que incluyen el cierre de escuelas. Cerca de 60.000 personas han fallecido a causa de la COVID-19 en este país.

316 personas fallecieron por COVID-19 en Argentina durante las últimas 24 horas. Foto: AFP
316 personas fallecieron por COVID-19 en Argentina durante las últimas 24 horas. Foto: AFP
Mundo LR

La ministra de Salud de Argentina, Carla Vizzotti, afirmó que su país atraviesa el peor momento por la pandemia de la COVID-19 desde marzo de 2020. En plena subida de casos positivos y aumento de la mortalidad, la funcionaria defendió las nuevas restricciones que aplicó el Gobierno nacional.

“Argentina está viviendo el peor momento de la pandemia desde que se inició, este es el momento de más riesgo. Tenemos un aumento de número de casos que pone en riesgo el sistema de salud y variantes del virus que aumentan la contagiosidad y la letalidad”, recalcó Vizzotti en conferencia de prensa, según recoge Clarín.

De acuerdo con el último registro de las autoridades sanitarias argentinas, 316 personas perdieron la vida a causa del coronavirus en un día. La cifra total de letalidad se elevó a 59.792. El martes detectaron 29.145 nuevos casos positivos, con lo que el número total de infectados llegó a 2 743 620.

Ante esta situación, el Gobierno nacional decretó que Buenos Aires y su cordón urbano suspendieran por dos semanas las clases presenciales en escuelas. Los ciudadanos en esta zona, la más poblada y golpeada por la pandemia en el país, también estarán impedidos de realizar actividades recreativas, sociales, culturales, deportivas y religiosas.

Disputa por regreso a clases

Este martes 20 de abril, un juez federal argentino dictaminó que debían parar las clases presenciales en la capital del país. Las autoridades locales; sin embargo, sostienen la posición de mantener las escuelas abiertas hasta que se pronuncie la Corte Suprema de Justicia.

La ministra Vizzotti destacó la necesidad de priorizar “la salud por sobre la política” y poner “en valor y jerarquía el riesgo colectivo”. La posición del Gobierno de Alberto Fernández es abiertamente contraria a la del Ejecutivo de la ciudad.

El jefe del Gobierno de Buenos Aires, Horacio Rodríguez, reunió el martes 20 a los abogados de su jurisdicción junto con su gabinete y definió que los centros educativos debían albergar clases presenciales. Todas las escuelas públicas de la ciudad abrieron sus puertas el lunes y el martes, con lo cual hicieron caso omiso a las medidas dictadas por el Gobierno nacional.

Con información de EFE.