Bután, el país que vacunó a más de la mitad de su población en una semana

Si bien la población de este país asiático no supera el millón de personas, el éxito de su campaña se atribuye a sus dedicados voluntarios y autoridades.

Bután registró 886 casos de coronavirus y solo una muerte, con la ayuda de dos confinamientos. Foto: Twitter
Bután registró 886 casos de coronavirus y solo una muerte, con la ayuda de dos confinamientos. Foto: Twitter
Mundo LR

Bután, con menos de 800.000 habitantes, consiguió vacunar a más de la mitad de su población contra el coronavirus en una semana. De esta manera, superó el ritmo de inmunización a naciones líderes como Reino Unido, Estados Unidos y Chile.

Pese a que dos años de la pandemia tenía solo 336 médicos —según precisó The CIA World Factbook en el 2018—, el reino budista en el borde oriental del Himalaya logró vacunar al 62% de los ciudadanos butaneses.

El 27 de marzo, Ninda Dema, una funcionaria del país asiático, fue la primera persona inoculada, y después de siete días, el porcentaje de personas vacunadas era del 85%, con niños excluidos, pues 469.664 adultos de la población total de 790.000 habitantes habían recibido al menos la primera dosis.

Ciertamente, el número la pobladores de Bután es una gran ventaja sobre muchos otros estados. Pero su éxito también se puede atribuir a sus dedicados ciudadanos voluntarios, conocidos como De-suung, así como a una firme planificación del sistema de salud pública.

Los De-suung se hicieron cargo de transportar las vacunas hasta los establecimientos de salud, donde verificaban que las personas reciban los fármacos. Asimismo, realizaron campañas para educar a las personas respecto a las medidas de bioseguridad para evitar el aumento de contagios.

También, hacían permanente acompañamiento a los galenos para ayudarlos a cargar los equipos de emergencia a las regiones más remotas, fuera a pie o en helicóptero.

Bután, uno de los países menos desarrollados del planeta, también aprovechó al máximo el programa de cadena de frío para los inmunizantes, el cual es uno de los sistemas más eficaces y funciona desde la década de 1990, explicó la ministra de Salud, Dasho Dechen Wangmo. En consecuencia, la ciudadanía tuvo pocas dudas sobre el nuevo medicamento.

En el país destacó su cercanía con la India, ya que recibió 600.000 dosis gratuitas de la vacuna de AstraZeneca y Oxford, elaborada por el Instituto Serum de su nación vecina. Además, hubo entrega de equipos de protección personal, tapabocas N95 y medicina de empleo básico.

En tanto, el primer ministro butanés, Lotay Tshering, quien es médico, fue quien estableció el cierre de las fronteras en marzo del año pasado, cuando apareció el primer caso de SARS-CoV-2, que fue un turista de Estados Unidos. En la actualidad, la disposición continúa vigente.

Bután reporta 886 casos de coronavirus y solo un fallecido, y ha tenido dos confinamientos cuidadosamente administrados desde el inicio de la crisis sanitaria.

“El programa nacional de vacunación contra la COVID-19 continuará durante el fin de semana para incluir a aquellos que no pudieron visitar los sitios debido a compromisos previos durante la semana”, escribió Tshering en su cuenta de Twitter.

LR PODCAST: Escucha el último episodio de Vuelta al Mundo

Lazy loaded component