Reabren debate sobre la eutanasia en medio de controversias políticas en Francia

Mundo LR

larepublica_pe

La eutanasia es legal en Países Bajos, Bélgica, Luxemburgo y España. Foto: AFP/referencial
La eutanasia es legal en Países Bajos, Bélgica, Luxemburgo y España. Foto: AFP/referencial

Activistas consideran que existe un bloqueo en el Parlamento que impide avanzar su causa. La eutanasia es legal en Países Bajos, Bélgica, Luxemburgo y España.

El debate sobre la legalización de la eutanasia volvió este jueves 8 de abril a la primera línea política de Francia, con la presentación de una proposición de ley que ha reabierto heridas en una sociedad partidaria de la medida, pero no logra ver la luz en el Parlamento.

Pese a que los sondeos muestran un amplísimo respaldo entre la población, superior al 80%, de la legalización de la eutanasia, y a que en la Comisión de Leyes dos tercios de los parlamentarios se pronunciaron a favor, nada hace pensar que el texto vaya a salir adelante.

Cuatro diputados conservadores han torpedeado el debate presentando casi 3.000 enmiendas, muchas de ellas simbólicas, destinadas a impedir la votación de la proposición, que solo cuenta con una jornada de debate.

“Sería un milagro que se pudiera votar”, reconoce el presidente de la Asociación por el Derecho de Morir con Dignidad, Jean-Luc Romero, quien consideró que “es el momento de adoptar una ley que cuenta con más apoyo popular y legislativo que nunca”.

“Nunca tantos diputados, procedentes de hasta once grupos, desde la extrema izquierda hasta la derecha, se habían pronunciado en favor de esta ley”, destacó el militante, quien considera “escandaloso” el bloqueo parlamentario que impide, una vez más, avanzar su causa, legalizada ya en Países Bajos, Bélgica, Luxemburgo y España.

Eutanasia en tiempos de COVID-19

Jean-Luc Romero consideró que la crisis de la COVID-19 ha puesto más de manifiesto la necesidad de acompañar a los enfermos en sus últimas horas de forma digna y permitirles elegir, por lo que exigió al presidente del país, Emmanuel Macron, que impulse esta reforma.

En 2016, Francia aprobó una “ley de final de la vida” que permite la sedación profunda para evitar el sufrimiento en enfermos terminales, pero prohíbe la ayuda activa para morir a través de la eutanasia o del suicidio asistido.

Con información de EFE.