Brasil detecta la ‘variante de Belo Horizonte’, que tiene 18 mutaciones

Agencia EFE

larepublica_pe

La Republica
En los últimos dos días, el país ha sumado 8.024 víctimas mortales vinculadas al nuevo coronavirus. Foto: EFE

Según científicos, esta nueva variante de la COVID-19, que tiene 18 mutaciones con respecto a la original, podría ser más transmisible y se estaría extendiendo en la capital y otras ciudades de Minas Gerais.

Un grupo de científicos de la Universidad Federal de Minas Gerais (sureste de Brasil) detectó una nueva variante del coronavirus en la capital regional, Belo Horizonte, que presenta 18 mutaciones con respecto a la original.

Algunas de esas alteraciones son las mismas que aparecen en la otra variante brasileña, surgida en el estado de Amazonas (norte) y conocida como P.1, así como en las de Reino Unido y Sudáfrica, todas ellas asociadas a un mayor poder de infección.

La investigación preliminar apunta a que este nuevo linaje también podría ser más transmisible y ya estaría extendido en Belo Horizonte y en otras ciudades de Minas Gerais, que este miércoles 7 de abril volvió a registrar un nuevo récord diario de óbitos asociados a la COVID-19, con 508 fallecidos en las últimas 24 horas.

Esta nueva detección ocurre cuando el gigante sudamericano reportó 3.829 nuevas muertes asociadas al coronavirus y acumula ya 340.776 fallecidos desde el inicio de la pandemia, que está en su peor fase en el país, según los datos divulgados por el Gobierno.

En los últimos dos días, el país ha sumado 8.024 víctimas mortales vinculadas al nuevo coronavirus, después de superar por primera vez en la víspera la barrera de los 4.000 decesos diarios (4.195).

El Ministerio de Salud registró 92.625 contagios en las últimas 24 horas, con lo que el balance total se elevó hasta los 13 193 205 infectados, aunque la comunidad científica estima que esa cifra puede ser entre dos o hasta tres veces mayor debido a la enorme subnotificación.

Brasil es el segundo país con más fallecidos y casos confirmados de la enfermedad, tan solo por detrás de Estados Unidos, aunque actualmente es el lugar del planeta donde más se muere por COVID-19 con un promedio en la última semana que sobrepasa los 2.700 decesos diarios.

La circulación desenfrenada del coronavirus en este país de 210 millones de habitantes ha llevado al sistema público de salud al borde de colapso.

Según el último boletín de la Fundación Oswaldo Cruz (Fiocruz), centro de investigación médica de referencia de Latinoamérica, 20 de los 27 estados brasileños presentan una tasa de ocupación de sus unidades de cuidados intensivos superior al 90%, debido al crecimiento exponencial de los ingresos por coronavirus.

Por su parte, el presidente de Brasil, el ultraderechista Jair Bolsonaro, se quejó en un acto oficial de que la pandemia está siendo utilizada con fines políticos, no para derrotar al coronavirus, sino para “destruirlo” a él y a su Gobierno.

Desde el inicio de la crisis sanitaria, el mandatario ha desdeñado la gravedad de la enfermedad, a la que calificó de “gripecita”, censurado el uso de las mascarillas y defendido tratamientos con fármacos cuya eficacia contra esa enfermedad no ha sido comprobada, como la cloroquina.

También se mostró resignado ante el avance inexorable de contagios en el país y afirmó que “el virus no se irá” y que “prácticamente es imposible erradicarlo”.