Joe Biden: EE. UU. empezará a compartir vacunas con otros países en junio

Agencia EFE

larepublica_pe

06 Abr 2021 | 21:15 h
“Hasta que esta vacuna esté disponible en todo el mundo y estemos ganando al virus en otras naciones, no estaremos completamente seguros”, expresó Biden. Foto: EFE
“Hasta que esta vacuna esté disponible en todo el mundo y estemos ganando al virus en otras naciones, no estaremos completamente seguros”, expresó Biden. Foto: EFE

La Casa Blanca cree que a fines de mayo tendrá todas las dosis suficientes para vacunar a todos los adultos, pero insistió en que debe alistarse para posibles imprevistos.

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, dijo este martes 6 de abril que espera que su Gobierno pueda empezar a compartir con otros países su inventario de vacunas contra la COVID-19 “antes de que acabe el verano” (junio-setiembre), una vez que se haya asegurado que tiene suficientes para inocular a toda su población.

“Mi esperanza es que, antes de que acabe el verano, estaré hablando con ustedes de que ya tenemos acceso a más vacunas de las que necesitamos para cuidar a cada estadounidense, y estamos ayudando a otros países pobres”, afirmó Biden durante un acto en la Casa Blanca.

El presidente aseguró que quiere compartir los excedentes estadounidenses con otros países porque “hasta que esta vacuna esté disponible en todo el mundo y estemos ganando al virus en otras naciones, no estaremos completamente seguros”.

El Gobierno ya ha llegado a acuerdos con México y Canadá para enviarles un total de 4 millones de dosis de la vacuna de AstraZeneca y la Universidad de Oxford, cuyo uso de emergencia todavía no se ha aprobado en Estados Unidos.

Sin embargo, aún no ha respondido de forma pública a las solicitudes de muchos otros estados, más o menos desarrollados, que le han pedido tener acceso a sus excedentes, dado que la nación norteamericana ha adquirido muchas más dosis de las que necesita para inmunizar a toda su población adulta.

La acumulación de dosis por parte de Estados Unidos y otros países ricos ha generado preocupación entre algunos expertos, que advierten de que eso puede estar repercutiendo en la incapacidad de otras naciones con menos recursos de conseguir las vacunas suficientes a corto plazo, lo que puede aumentar el riesgo de variaciones del virus.

La Casa Blanca cree que a finales de mayo ya tendrá todas las dosis suficientes para vacunar a todos los estadounidenses adultos, pero ha insistido en que debe prepararse para posibles imprevistos, como problemas de producción.

Además, la Administración del demócrata quiere reservarse dosis por si fueran necesarias para reforzar la inmunidad de quienes ya han sido vacunados, o para suministrarlas a los niños si se comprueba que son eficaces y seguras para su uso en menores.

El Ejecutivo de Biden también ha donado 2.000 millones de dólares a la plataforma COVAX para el desarrollo y la distribución equitativa de los inmunizantes, y planea donar otros 2.000 millones hasta 2022.

Durante su acto en la residencia oficial, el jefe de Estado también indicó que no ha hablado con su homólogo chino, Xi Jinping, sobre la posible responsabilidad de China en la expansión de la pandemia al haber ocultado parte de la información sobre la gravedad de la situación en su país.

“No, no he tenido esa conversación con el presidente Xi”, se limitó a indicar Biden al ser preguntado por un periodista.