Bolsonaro rechaza confinamiento, mientras COVID-19 mata a miles en Brasil

Mundo LR

Jair Bolsonaro se mostró en contra de las medidas sanitarias para evitar la propagación de la COVID-19. Foto: AFP
Jair Bolsonaro se mostró en contra de las medidas sanitarias para evitar la propagación de la COVID-19. Foto: AFP

El país contabilizó 3.780 muertos por la COVID-19 el último martes 30 de marzo. Es una de las cifras más altas que han registrado.

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, criticó este miércoles 31 de marzo las medidas que buscan restringir los movimientos de la población ante la pandemia de coronavirus y aseguró que “el hambre mata mucho más que el propio virus”.

Bolsonaro expresó su punto de vista en una conferencia de prensa ante los periodistas, sin aceptar preguntas, mientras el país registró el martes 30 de marzo un nuevo récord diario en el número de muertos a causa de la COVID-19: de 3.780.

“Brasil tiene que volver a trabajar. La población tiene que volver a trabajar”, afirmó Bolsonaro, que se presentó ante los micrófonos sin mascarilla, acompañado de otros altos funcionarios que sí tenían su rostro parcialmente cubierto.

Sao Paulo y Río de Janeiro se encuentran con un período festivo ordenado por las autoridades municipales que comenzó el viernes 26 de marzo y que se prolongará hasta el domingo 4 de abril, con el fin de restringir las actividades de la población para enfrentar la pandemia.

Brasil es, después de Estados Unidos, el segundo país con el mayor número acumulado de casos de COVID-19, con 12,6 millones de infectados, y de fallecidos, 313.866, según los últimos datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Bolsonaro dijo que las órdenes de las autoridades de los estados y de los municipios que buscan pedir a la población que se quede en casa “extrapolan un estado de sitio”, una medida especial que solo puede ser autorizada por el poder legislativo.

“Quedándonos en casa no vamos a solucionar ese problema”, recalcó Bolsonaro, un jefe de Estado que en el comienzo de la pandemia le restó importancia y llegó a calificar la COVID-19 como una “gripita”.

Por su parte, el Supremo Tribunal Federal (STF) de Brasil rechazó el martes 23 de marzo la acción presentada por el presidente para suspender las medidas restrictivas impuestas por tres estados ante el avance de la pandemia de COVID-19.

El juez Marco Aurelio, decano del STF, negó el intento del gobernante y, por ende, declinó suspender las órdenes establecidas por gobiernos regionales o municipales ante el coronavirus SARS-CoV-2, causante de la COVID-19.

Con información de EFE