Países Bajos aprueba ley para limitar el precio de los alquileres

Esta medida de abarca más de medio millón de casas cuyo alquiler supere los 750 euros mensuales.

Otra de las iniciativas aprobadas vincula los ingresos de los inquilinos a los precios del alquiler, ya que los arrendadores podrán subir más el precio a quienes cuenten con ingresos más altos. Foto: EFE
Otra de las iniciativas aprobadas vincula los ingresos de los inquilinos a los precios del alquiler, ya que los arrendadores podrán subir más el precio a quienes cuenten con ingresos más altos. Foto: EFE
Mundo LR

Durante los próximos tres años, los inquilinos neerlandeses contarán con una protección contra los aumentos en los precios de los alquileres, en el contexto de crisis sanitaria y social provocada por la pandemia del nuevo coronavirus. Por ello, las rentas del sector privado solo podrán incluir el aumento de la inflación y un incremento de un 1%.

La ley fue presentada por el diputado laborista Henk Nijboer el pasado 9 de febrero y tuvo el apoyo de casi todas las posturas políticas, a excepción del ultraderechista Foro para la Democracia (FvD en neerlandés) y el partido de Henk Otten, fundador de FvD y recientemente separado de esta organización neofascista.

Finalmente, dicha medida fue aprobada por el Senado este 23 de marzo. Esta nueva legislación afectará a medio millón de viviendas, aquellas cuyo alquiler supere los 750 euros mensuales, de acuerdo al diario neerlandés Het Parool.

El año pasado 87.000 inquilinos se enfrentaron a un aumento del precio del alquiler durante la crisis sanitaria, que con esta nueva ley aprobada sería ilegal.

La presión de los partidos de izquierda en el Parlamento consiguió sacar adelante esta ley que supone una inflexión en la política de vivienda en los Países Bajos, pues hasta antes de la aprobación los límites al aumento de los precios solo se aplicaban a la vivienda social.

Junto con esta medida, el Senado aprobó otros dos proyectos de ley que afectan a los alquileres y entrarán en vigor en 2022. Entre estas se incluye una vía para que los propietarios puedan hacer descuentos temporales ante problemas económicos de los inquilinos y otra que vincula los ingresos de los inquilinos a los precios del alquiler, pues los arrendadores podrán subir más el precio del alquiler a quienes cuenten con ingresos más altos.