Policía alemana se enfrenta a protestantes que se oponen a restricciones por COVID-19

Miles de personas, la mayoría sin tapaboca, se congregaron en Kassel para mostrar su descontento con las medidas aplicadas por las autoridades para disminuir los contagios.

De acuerdo con los organizadores de la movilización, la protesta en Kassel convocó a 6.000 personas. Foto: AFP
De acuerdo con los organizadores de la movilización, la protesta en Kassel convocó a 6.000 personas. Foto: AFP
Agencia AFP

La policía alemana y manifestantes que se oponen a las restricciones en vigor para frenar la pandemia del coronavirus se enfrentaron este sábado 20 de marzo en la ciudad de Kassel, en el centro de Alemania, comprobó un periodista de la AFP.

Los agentes usaron gas pimienta cuando un grupo de personas intentó atravesar un cordón policial para unirse a otro grupo de manifestantes.

Varios miles de personas, la mayoría sin mascarilla, se reunieron en la localidad para mostrar su descontento con las medidas aplicadas por las autoridades para reducir los contagios por COVID-19.

“Esto no es lo que supone que debe ser una protesta pacífica”, tuiteó la Policía de la región de Hesse del Norte.

La Policía aseguró que se produjeron “reiterados ataques” contra los servicios de urgencias, y advirtió: “No toleraremos ataques de ese tipo”.

La movilización fue convocada por los denominados Querdenker, o movimiento de Pensadores Laterales, que agrupa a los que consideran injustificadas las medidas restrictivas por la crisis sanitaria.

Bajo esa etiqueta se hallan extremistas de izquierda, de derecha, adeptos a las teorías conspiracionistas y contrarios a los inmunizantes.

Algunos de los asistentes llevaban pancartas en las que se podía leer: “Basta de confinamiento” y “Corona rebels”, así como las banderas en las que aparecía el lema de Querdenker.

El fundador del movimiento, Michael Ballweg, pidió a finales de diciembre a sus seguidores interrumpir las protestas hasta la primavera.

Según los organizadores, la protesta en Kassel convocó a 6.000 personas. El pasado fin de semana se produjeron otras manifestaciones más pequeñas en otras ciudades alemanas.