Mundo

Realizan primer trasplante renal infantil de donante incompatible en España

La intervención de alta complejidad, que implicó a más de 20 especialistas y múltiples servicios, abre la puerta a mejorar el programa de donantes, tanto en niños como en adultos.

Sobre las dificultades de la operación, el jefe del Servicio de Urología del Clínic, Antonio Alcaraz, señaló que “los trasplantes de riñón en niños pequeños siempre son un reto”. Foto: EFE
Sobre las dificultades de la operación, el jefe del Servicio de Urología del Clínic, Antonio Alcaraz, señaló que “los trasplantes de riñón en niños pequeños siempre son un reto”. Foto: EFE
Agencia EFE

Un equipo de nefrólogos y cirujanos del Hospital Sant Joan de Déu (SJD) y el Hospital Clínic de Barcelona han llevado a cabo el primer trasplante cruzado de riñón de grupo sanguíneo incompatible a un paciente pediátrico en España, un “hito” realizado satisfactoriamente en plena pandemia del coronavirus.

Los directores médicos de los hospitales Sant Joan de Déu y Clínic, Miquel Pons y Antoni Castells, respectivamente, junto con algunos de los profesionales que han participado en el proceso, han presentado este miércoles los resultados de esta intervención de alta complejidad que implicó a más de 20 especialistas y múltiples servicios de ambos centros y que “abre la puerta” a mejorar el programa de donantes, tanto en niños como en adultos.

La paciente, una niña de 8 años de Barcelona llamada Candela, fue diagnosticada a los 20 meses de vida de un síndrome nefrótico de origen genético que le provocó una insuficiencia renal progresiva. En 2016 había recibido un primer trasplante de riñón, pero fracasó y los médicos tuvieron que extraérselo a las 24 horas.

A raíz de este rechazo, Candela desarrolló una alta tasa de anticuerpos que hacía casi imposible encontrar un riñón inmunológicamente compatible con ella. Por este motivo, durante cuatro años ha tenido que recibir diálisis, al principio tres veces por semana, y desde 2019 tenía que ir cada día al hospital a recibir el tratamiento.

“Con la pérdida del primer trasplante generó anticuerpos para casi el 100% de la población. Esperábamos un riñón, pero estadísticamente sabíamos que, salvo un milagro, no nos llegaría, por la gran cantidad de anticuerpos que hizo”, explicó la nefróloga de SJD Yolanda Calzada.

Ante estas dificultades y la imposibilidad de que alguno de sus familiares pudiera darle un riñón, Candela fue incluida en el Programa de Trasplante Renal Cruzado de la Organización Nacional de Trasplantes (ONT), que brinda ayuda a las personas que necesitan un trasplante.

Así, después de años de búsqueda, finalmente encontraron un donante en Sevilla que, aunque no era de un grupo sanguíneo compatible, sí lo era inmunológicamente.

“Cuando surgió la oportunidad nos tiramos de cabeza a ella. No tuvimos ni que pensar. Se supone que la donación en vivo debe ser un proceso meditado, y así fue, pero como padre no tienes ninguna duda, te lanzas de cabeza. Es la decisión más fácil que he tomado en mi vida”, relató muy emocionado Ángel, el padre de Candela.

A pesar de ser un tratamiento muy excepcional en niños, los trasplantes de órganos entre donantes y receptores de grupos sanguíneos incompatibles en adultos han aumentado en los últimos años y son posibles gracias a la administración de fármacos inmunosupresores y a un proceso de depuración de anticuerpos, en este caso anti-A, para que no reaccionen contra la sangre del donante.

“El principal reto ha sido aplicar una estrategia de grupo sanguíneo incompatible en niños, que en este ámbito aún es anecdótico, junto con la participación en el programa de cruzado, que también es anecdótico en pediatría. Y la conjunción de estas situaciones excepcionales ha sido la que nos ha hecho llegar a este menos del 1% y poderle dar esta salida a Candela”, enfatizó Calzada.

El día de la intervención, el padre de la Candela entró en quirófano, a primera hora de la mañana, en el Hospital Clínic de Barcelona, donde los cirujanos le extrajeron el riñón. De manera paralela, el donante del riñón de la niña era intervenido en el Hospital Virgen del Rocío de Sevilla.

Poco después, los dos órganos fueron transportados en aviones programados específicamente para el intercambio. En un operativo que se alargó más de 12 horas, incluyendo la extracción al donante y el traslado del órgano, el trasplante, que tuvo sus complicaciones, se alargó durante cuatro horas.

Sobre las dificultades de la operación, el jefe del Servicio de Urología del Clínic, Antonio Alcaraz, señaló que “los trasplantes de riñón en niños pequeños siempre son un reto” y que, además, “en el caso de Candela, en quien se añadía el problema de una hipercoagulabilidad, se trataba de trasplantar un riñón de un adulto varón, un riñón grande, en una niña de 20 kg”.