Mujeres en Marruecos luchan contra los test de virginidad

La OMS pidió en el 2018 la prohibición de los test de virginidad no solo por ser humillantes con las mujeres, sino por su nulo sustento científico.

Esta campaña busca combatir estas pruebas que no hace sino perpetuar el mito de la virginidad. Foto: AFP
Esta campaña busca combatir estas pruebas que no hace sino perpetuar el mito de la virginidad. Foto: AFP
Mundo LR

La agrupación feminista marroquí Movimiento Alternativo de Libertades Individuales (MALI) lanzó una campaña contra los test de virginidad, una práctica existente no solo en África y países árabes, sino también en países europeos.

Mediante el uso de un kit de sábanas blancas, las cuales son utilizadas en diferentes sociedades para mostrar las manchas de sangre que supuestamente demuestran el mito de la virginidad, se busca sensibilizar mediante redes sociales sobre un “un tema del que no se habla” y que representa “una violencia trivializada”, detalla la fundadora del MALI, Betty Lachgar, a la agencia Efe.

La directora de Unión de Asociaciones Familiares (UNAF) de España, Norma Bernad, sostiene que el concepto de virginidad es uno de los mandatos construidos en el sistema patriarcal para controlar y dominar la sexualidad femenina, y asevera que la obligación de este cumplimiento social genera violencia de género y la vulneración de los derechos sexuales de las mujeres.

Lazy loaded component

Los test de virginidad se hacen casi siempre como “prueba de honor” antes de un matrimonio, y llevan implícito el mensaje de que la mujer está condenada los estereotipos de género de “ser madre o puta”, apuntó Lachgar.

Este procedimiento todavía se practica debido a que existen leyes que las respaldan, sobre todo en países árabes donde jueces y fiscales solicitan estas pruebas en casi todos los casos en que haya violación o agresión sexual, pues se considera que la “desfloración” o pérdida del himen es un agravante al delito.

El Código Penal marroquí contiene el artículo 488, que recoge todos los casos en los que los delitos de violación o abuso es agravado por la pérdida del himen, lo que en la práctica implica que jueces y fiscales recurren con frecuencia a los ginecólogos para practicar el test de virginidad.

Por ello, esta campaña busca combatir esta práctica “que no hace sino perpetuar un mito, el de la virginidad”; así como la abolición del artículo que la permite.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) lanzó en 2018 una campaña mundial en la que pedía prohibir estos test no solo por considerarlos humillantes para las mujeres, sino por su nula validez científica, ya que el himen puede romperse con prácticas tan sencillas como hacer deporte.