Protestas en Paraguay: piden renuncia del presidente por gestión de pandemia

Mundo LR

larepublica_pe

07 Mar 2021 | 23:37 h
Al país sudamericano solo han llegado 24.000 dosis de vacunas, todas reservadas para el personal sanitario. Foto: EFE
Al país sudamericano solo han llegado 24.000 dosis de vacunas, todas reservadas para el personal sanitario. Foto: EFE

Miles de manifestantes, que se movilizan por tercer día consecutivo, afirmaron que continuarán en las calles hasta conseguir la dimisión del mandatario Mario Abdo Benítez.

Por tercer día consecutivo, este domingo 7 de marzo miles de personas salieron a las calles para protestar contra el presidente de Paraguay, Mario Abdo Benítez, al que acusan de corrupción y de ser el responsable del colapso del sistema sanitario por una deficiente gestión de la pandemia del coronavirus.

Los ciudadanos volvieron a concentrarse frente al palacio presidencial para exigir la renuncia del mandatario y anunciaron que mantendrán las movilizaciones diarias hasta conseguir la salida de Abdo y del vicepresidente, Hugo Velázquez, informaron medios locales.

Asimismo, denunciaron la carencia de fármacos para los pacientes infectados, así como el colapso del sistema de salud, que ha alcanzado el tope de hospitalizaciones tanto en plantas convencionales como en terapia intensiva. También critican al Estado por el retraso en la llegada de vacunas.

Los manifestantes exigen que el Gobierno use el préstamo de 1.600 millones de dólares aprobado por el Parlamento en 2020 para hacer frente a la crisis sanitaria, con subsidios y adquisición de medicamentos.

A pocos metros de la sede del Ejecutivo se instaló un “megáfono abierto” para que los asistentes expresen sus demandas, al grito de “Fuera Marito” o “Hasta que renuncie, todos los días”.

Ante esta situación, un fuerte operativo policial resguarda la residencia oficial del jefe de Estado y se han levantado vallas en las cuatro esquinas del establecimiento.

En la primera jornada de protestas, el viernes pasado, la movilización fue masiva y generalmente pacífica, aunque el propio Gobierno reconoció la presencia de “infiltrados” que causaron enfrentamientos con las fuerzas del orden, que dejaron al menos 21 heridos y un fallecido.

En las manifestaciones del último sábado, en tanto, hubo ocho arrestados tras los disturbios ocurridos, pero fueron puestos en libertad en la tarde de este domingo. Durante esa concentración, Abdo Benítez emitió un mensaje televisivo grabado en el que anunció el cambio de cuatro ministros en aras de la paz social y el diálogo, al tiempo que se comprometió a aumentar los esfuerzos para suministrar los hospitales.

Muchos ciudadanos señalaron este domingo que no detendrán las movilizaciones, que está previsto que sigan los próximos días.

El país sudamericano, que cumple un año desde que se detectaron los primeros casos de COVID-19, registra hasta la fecha 3.294 fallecidos y 166.969 contagios, y un aumento sostenido en las últimas semanas que ha rebasado la red sanitaria, de las más atrasadas en América Latina.

A Paraguay solo han llegado 24.000 dosis de vacunas, todas reservadas para el personal de salud, una situación que también exponen la oposición y los participantes de las protestas.

Con información de EFE y AFP