Filipinas: presidente Duterte ordena ejecutar a rebeldes comunistas

Mundo LR

larepublica_pe

07 Mar 2021 | 13:42 h
La campaña anticomunista de Duterte es el resultado de un giro de 180 grados con respecto al inicio de su mandato, cuando negociaba con los rebeldes. Foto: AFP
La campaña anticomunista de Duterte es el resultado de un giro de 180 grados con respecto al inicio de su mandato, cuando negociaba con los rebeldes. Foto: AFP

Gobernante de Filipinas exigió a las fuerzas gubernamentales “que se olviden de los derechos” y se mostró dispuesto a “ir a la cárcel” de ser necesario.

El último viernes 5 de marzo, el presidente de Filipinas, Rodrigo Duterte, ordenó a las tropas gubernamentales “disparar y acabar de inmediato” con los rebeldes comunistas armados, a quienes calificó como “bandidos sin ninguna ideología”.

“He ordenado a los militares y a los policías que, durante los enfrentamientos, si los enemigos están armados, mátenlos. ¡Mátenlos de inmediato! (...) Asegúrense de matarlos de verdad y acaben con ellos si están vivos”, declaró el mandatario filipino durante una reunión en la ciudad de Cagayán de Oro con el grupo de trabajo ELCAC, creado para poner fin al conflicto armado en el país.

Duterte —quien se autodenomina socialista y cuya campaña anticomunista es un giro de 180 grados con respecto al inicio de su mandato, cuando negociaba con los rebeldes— aseguró que están librando una batalla que no pudieron ganar y lamentó que continúen cometiendo delitos como la extorsión, incendios premeditados, violaciones y asesinatos.

“No tengo ningún reparo en hacer las cosas que tenga que hacer”, expresó a las fuerzas de seguridad, a quienes conminó a “que se olviden de los derechos humanos”. En ese línea, añadió que él asumirá la responsabilidad de sus órdenes y se mostró dispuesto a “ir a la cárcel” de ser necesario. “Solo asegúrense de devolver los cuerpos a sus respectivas familias”, agregó.

Tras recordar que incluso China y Rusia se abrieron al capitalismo, el presidente prometió a los insurgentes que tendrían trabajo y vivienda si renuncian a las armas, pero advirtió sobre las consecuencias de no hacerlo.

Los incesantes ataques de los rebeldes comunistas contra el Ejército y la población civil provocaron que, a finales de 2017, Duterte anulara formalmente las negociaciones de paz con el ala política del grupo comunista, el Frente Nacional Democrático, mientras que su brazo armado fue clasificado como un grupo terrorista, recoge The Manila Times.

Desde el fracaso de las conversaciones en 2017, clasificó al PCP y al NPA como terroristas. Luego, en el lenguaje soez que le gusta, se le oyó instar al ejército a apuntar a los genitales de las combatientes. Estas amenazas provocaron una protesta y la apertura de una investigación parlamentaria sobre la “etiqueta roja”.

Con información de AFP.