Nueva Zelanda y todo el Pacífico en emergencia por cadena de terremotos

Mundo LR

Nueva Zelanda, con una población 4,6 millones de habitantes, se asienta en la falla entre las placas tectónicas del Pacífico y Oceanía. Foto: captura Earthsky
Nueva Zelanda, con una población 4,6 millones de habitantes, se asienta en la falla entre las placas tectónicas del Pacífico y Oceanía. Foto: captura Earthsky

Enjambre sísmico activó alarmas de tsunami en toda la región del Pacífico. Según la agencia GeoNet, es “muy probable” que ocurran otros terremotos de magnitud mayor a 7.

Miles de habitantes de las zonas costeras de Nueva Zelanda, Nueva Caledonia y Vanuatu, se refugiaron este viernes 5 de mazo en las partes altas de la zona tras una serie de potentes sismos que activaron las alarmas de tsunami en toda la región del Pacífico.

Las alertas llegaron incluso en países como Perú, Chile o Australia, después de que un trío de sismos (de magnitud 7,4, 7,3 y 8,1) y docenas de réplicas mecieran las remotas islas Kermadec de Nueva Zelanda.

Las autoridades advirtieron de posibles olas de hasta 3 metros en Nueva Caledonia y Vanuatu, donde los habitantes de la capital Port Vila recibieron mensajes en sus teléfonos con la orden de evacuar y protegerse “en las zonas altas”.

Hasta el momento no se ha informado de daños materiales o personales. Las autoridades neozelandesas ordenaron el retorno a sus hogares de miles de residentes evacuados; no obstante, la Agencia de Gestión Nacional de Emergencias neozelandesa (NEMA, siglas en inglés) explicó que si bien “todas las personas evacuadas” pueden retornar a sus hogares tras rebajarse la amenaza de tsunami, aún se esperan “corrientes fuertes e inusuales y oleajes impredecibles en la costa”.

El último terremoto, que provocó que el Centro de Alertas de Tsunamis del Pacífico (PTWC) emitiera un aviso por tsunami, se produjo a primeras horas de la mañana, horas después de que otros dos de 7,4 y 7,3 grados de magnitud, se registraran en las islas Kermardec, a unos 960 kilómetros al norte de la ciudad de Auckland, y a 178 kilómetros al noreste de Gisborn, en la Isla Norte del país.

“En general, una magnitud de ocho o más solo se produce una vez al año en el mundo, por lo que estos son terremotos importantes a una profundidad y magnitud que pueden generar tsunamis”, dijo Adam Pascale, científico jefe del ESS Earth Sciences.

¿Más terremotos en Nueva Zelanda?

La amenaza de que se produzcan otros seísmos de una magnitud por encima de los siete grados aún es “muy probable” en los próximos 30 días, según explicó en un comunicado emitido por la agencia de control de actividad geológica GeoNet.

Desde la madrugada, la NEMA había ordenado a miles de pobladores de las zonas costeras de la Isla Norte “trasladarse inmediatamente” a una zona elevada cercana y mantenerse en ese lugar hasta nuevo aviso, orden que miles de personas fueron siguiendo a lo largo de la jornada, lo que provocó una congestión de vehículos en las zonas afectadas.

Por la mañana, la Agencia de Gestión Nacional de Emergencias neozelandesa también había alertado de un incremento impredecible del oleaje cerca de la ciudad de Auckland, situada en la Isla Norte y que con sus 1,7 millones de habitantes es la más poblada del país.

“Hemos visto literalmente que los neozelandeses cumplieron con la orden y cogieron sus maletas. Ha sido un evento en movimiento que está evolucionando constantemente”, dijo la ministra de Gestión de Emergencias, Kiri Allan, en una rueda de prensa en la que se explicó que la alerta puede extenderse por varias horas.

Nueva Zelanda, con una población 4,6 millones de habitantes, se asienta en la falla entre las placas tectónicas del Pacífico y Oceanía y registra unos 14.000 terremotos cada año, de los que entre 100 y 150 tienen la suficiente potencia como para ser percibidos.

El 22 de febrero de 2011 murieron 185 personas en un seísmo de 6,3 grados de magnitud que sacudió la ciudad de Christchurch, en la isla Sur, y que causó daños en 30.000 edificios.

Con información de EFE y AFP.