Sobrevivió a la tragedia del Chapecoense y ahora a un accidente en Bolivia

Mundo LR

larepublica_pe

La Republica
Erwin Tumiri solo sufrió algunas heridas. Foto: EFE

El técnico de aviación fue uno de los seis sobrevivientes de la tragedia que enlutó al deporte internacional y hoy vuelve a ser noticia tras salvarse de morir en un accidente de bus donde murieron 21 personas en la carretera que une Cochabamba y Santa Cruz.

En noviembre de 2016, el técnico de aviación Erwin Tumiri sobrevivió al accidente de la aerolínea LaMia, donde viajaba el equipo brasilero de fútbol Chapecoense. Cuatro años después vuelve a enfrentar una segunda tragedia: la caída de un bus a un abismo en Cochabamba, Bolivia, en el que fallecieron 21 personas, pero él resultó solo con algunas heridas.

Tumiri viajaba en un bus que se volcó la madrugada del último martes en una carretera cercana a la ciudad de Ivirgarzama, en el país altiplánico. Según sus familiares, solo presenta lesiones en las rodillas y rasguños en a espalda. Sin embargo, no ha evidenciado síntomas graves.

Su hermana, Lucía Tumiri, mencionó a la prensa local: “Está estable. Gracias a Dios, una vez más se salvó. Hablé con él y me dijo que estaba bien. Es con la fuerza del Señor, él siempre nos cuida y tiene su tiempo”.

Tumiri sobrevivió junto a otras seis personas al accidente del Chapecoense en 2016, equipo de fútbol que viajaba a Medellín para disputar la final de la Copa Sudamericana contra Nacional.

La aeronave que llevaba a la delegación brasilera se estrelló y dejó un saldo de 71 personas muertas y un duelo profundo en el deporte internacional.

Bus cayó a un abismo de 150 metros. Foto: EFE

La Policía de Bolivia no descarta que la cifra de muertos por este accidente en la carretera que une los departamentos de Cochabamba y Santa Cruz (este) aumente.

El chofer estaba corriendo harto [mucho] y los pasajeros han gritado ‘por favor baje velocidad’, se han asustado, pero el chofer seguía corriendo y sintieron el golpe”, dijeron algunos testigos.

El bus de pasajeros salió de Cochabamba bajo una persistente llovizna, lo que reducía la visibilidad en la carretera, según medios locales.

Los rescatistas aún se mantienen en el lugar del accidente, pues temen que haya más cuerpos atrapados debajo del bus que cayó al abismo de unos 150 metros, aproximadamente.